Paredes Urquiza no quiere “pecar” como Quintela con Julio Martínez

Publicado por

Aunque lo tienten dice que no. Es no. Por ahora, hasta que lo llamen. Alberto Paredes Urquiza no quiere cometer los mismos pecados de Ricardo Quintela. El intendente ya le disgusta que tenga que trabajar por la candidatura a gobernador por Cambiemos de Julio Martínez, ya que es el dirigente con mayor imagen positiva (así lo presentan en la Casa Rosada).

Sabiendo los antecedentes inmediatos de otra situación que vivió su antecesor (Quintela), por los enojos con el peronismo oficialista transformó su estructura en “gameleros” (juntar votos) para el chilecito, el actual jefe comunal asegura que no se baja.

Este jueves dejó frases contundentes en una visita en Radio Fénix:

“Nosotros no somos Cambiemos. Somos Encuentro Por La Rioja. Tengo una excelente relación con el gobierno nacional, pero nunca dejé de decir que soy justicialista. El próximo gobernador debe ser peronista, pero renovado”.

“En La Rioja se está haciendo costumbre no respetar la Constitución. Es una vergüenza estar discutiendo sobre estas cosas” (reelección de Sergio Casas).

“Lamentable que nuestros jóvenes no tengan oportunidades en La Rioja, especialmente en el interior. Que tengan que aspirar a una bequita o a un contratito del funcionario de turno es algo que tenemos que cambiar”.

“No soy una persona que dice una cosa y hace otra. Reitero, no seré intendente nuevamente, ni quiero ser vicegobernador”.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Enojado está Paredes Urquiza, ya que se repite la misma historia con el senador nacional macrismo: el peronismo no alineado con el gobierno provincial termina trabajando ad honorem por el radical.

El gran problema del intendente son los lazos fuertes con el gobierno de Mauricio Macri, que lo han ayudado en casi todo. Su nexo es el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que deja trascender números en los diarios nacionales para que los lea el presidente, pero Martínez fue el ministro de Defensa y el que le ganó a Carlos Menem.

En la intimidad Paredes Urquiza esperaba el llamado salvador de Casas para ofrecerle que sea el candidato por el PJ, hasta que la mesa chica del casismo abrió la discusión por la reelección. Y así se le cerró una puerta que lo podría catapultar más allá del 2019.

Además de los conflictos por su candidatura debe lidiar con la interna de su sector, ya que Felipe Álvarez, ex viceintendente y diputado no asumido, quiere sucederlo, pero el paredismo puro amenaza con no trabajar para el ex Beder Boy´s.

De esa forma, el intendente busca no pecar como lo hizo Quintela con el chileciteño, y además tratar que su tropa no se diluya entre los egos personales y considerarse el dueño de las encuestas.