“Nos vemos en marzo”, la realidad de la política riojana

Publicado por

Desde el lunes, la mayoría de la población riojana, que son empleados estatales, estará en sus respectivas viviendas. El Gobierno tomó pulso a la realidad y entendió que hay un agotamiento en la comunidad por un año duro, especialmente en la situación económica.

El anuncio del gobernador Sergio Casas de un incremento salarial del 16% y de un bono de $10 mil cambió el humor social y se ve en las calles. Sin embargo, no alcanza para compensar lo que ha sido el duro golpe que han recibido los bolsillos de los argentinos.

La Casa de Gobierno argumentó que el adelantamiento del receso estival se debe a un ahorro energético, que queda bien para afuera, pero el fondo es descomprimir los rostros de mucha gente que la está pasando mal.

En los despachos cercanos a Casas conocen muy bien, ya que manejan sondeos de opinión, que no está en la mente de los riojanos las elecciones provinciales, aunque puso en marcha la campaña “Sergio sigue” y luego “Sergio puede”, que no es rechazada por la mayoría de los riojanos (para tomar nota).

Todos los empleados públicos pretenden esperar las fiestas navideña y de fin de año de lo mejor posible, como cada uno lo disponga, y el gobernador firmó el decreto para que ello suceda, pese que este tipo de medida no es avalada por la Presidencia de Mauricio Macri.

Este jueves gran parte del gobierno desembarcó en la gran ciudad para negociar la fecha de las elecciones y sondear la intentona reeleccionista, que es rechazada por la oposición política. Sin embargo, el Ejecutivo lleva todo para marzo al cambiar la fecha de las vacaciones de los empleados públicos.

 

DVEtCZNW4AAdJzH

 

Aunque el receso se dará entre el 10 de diciembre hasta el 4 de febrero, el regreso estatal se producirá en la previa de la fiesta de La Chaya y no hay que advinar mucho para pensar que febrero es un mes perdido para gran parte de los riojanos.

Todo lo llevará al inicio de las clases para hablar de allí en más en la apertura del 2019, que será un año electoral con un casismo que quiere seguir en la Casa de las Tejas.

La política riojana deberá ingeniarse un discurso para llegar a los hogares que estarán con la música folclórica de los tradicionales festivales y con la mente en su familia.

Será un interesante desafío, ya que la Nación afirma que habrá adelantamiento de los comicios en La Rioja para mayo y la oposición da por hecho que Casas irá por su reelección (con un frente político que irá a la justicia), pero el sauceño todo deja en manos de Dios.