Advierten que la prioridad es la reelección de Macri y ven complicaciones para Martínez

El diario La Nación tituló “El Gobierno concentra su esfuerzo electoral en la reelección de Macri” y explicó: “En la Casa Rosada prometen apoyar a sus candidatos provinciales y niegan acuerdos con los gobernadores del PJ, pero advierten que la prioridad será la presidencial”.

El medio porteño destacó: “La prioridad serán las provincias de peso en el padrón nacional, como Córdoba y Santa Fe, donde Macri tiene buena imagen. También las provincias donde ven chances de arrebatarle la gobernación a la oposición. Mencionan a La Rioja -aunque una posible ley de lemas puede complicar los planes del radical Julio Martínez- y a Neuquén”.

El Gobierno concentra su esfuerzo electoral en la reelección de Macri LA NACION(1)

A medida que se completan los casilleros del calendario electoral de 2019 , el Gobierno asume que será muy difícil llegar a los comicios presidenciales con un bagaje de triunfos en las provincias. Seis gobernadores de la oposición ya confirmaron que adelantarán sus elecciones y otros diez amenazan con hacerlo, con el ánimo de retener el poder en sus territorios.

Con ese panorama, la cúpula de Cambiemos ya le aclaró a sus dirigentes del interior que no bajará con recursos masivos a sus distritos si las batallas frente a los oficialismos locales son una quimera. Si bien insisten en que quieren “ganar en todas las provincias”, en Pro “puro” admiten que “la prioridad número uno será la reelección de Mauricio Macri ” y que esa preferencia “tendrá un correlato en los recursos de campaña”.

“Nuestro foco va a estar en la boleta de octubre. Eso no significa que vayamos a desatender a las provincias. Vamos a acompañar con material, encuestas y presencia de funcionarios, pero ellos deberán procurar sus recursos para dar la pelea”, señaló un referente del laboratorio electoral oficialista.

La prioridad serán las provincias de peso en el padrón nacional, como Córdoba y Santa Fe, donde Macri tiene buena imagen. También las provincias donde ven chances de arrebatarle la gobernación a la oposición. Mencionan a La Rioja -aunque una posible ley de lemas puede complicar los planes del radical Julio Martínez- y a Neuquén. Por último, el Gobierno espera trasladar a provincias como Santa Cruz y San Luis la polarización que quiere instalar a nivel nacional.

El Gobierno concentra su esfuerzo electoral en la reelección de Macri LA NACION

“Vamos a hacer campaña en todos lados con intención de ganar, aunque tácitamente nuestro foco estará puesto en la reelección presidencial y el de muchos gobernadores en retener poder. No va a haber acuerdos con gobernadores opositores, lo que podrían existir son intereses complementarios”, reconoció un referente de Pro que mira de cerca a las encuestas.

El ala política de Cambiemos, apremiada por el calendario electoral (habrá un primer cierre de listas el 20 de diciembre en La Pampa), no se resigna a jugar “a menos” en ningún distrito. “Los gobernadores ponen todo su aparato y buscan provincializar la elección. Una batería de derrotas antes de los comicios nacionales nunca es bueno”, reconoció un alto funcionario en diálogo con La Nación.

Por eso un sector del Gobierno, el que abona por reforzar con acuerdos políticos las mesas de Cambiemos en las provincias, cree que intercalar comicios de provincias propias en el calendario puede ayudar a Macri.

Mendoza podría adelantar a junio. No se descarta que Jujuy también se despegue de la nacional. El ala política del oficialismo aún brega porque María Eugenia Vidal desdoble los comicios de Buenos Aires para tener la batalla más grande ganada antes de agosto.

Con una mirada más política y menos basada en sondeos, en el Ministerio del Interior que comanda Rogelio Frigerio leen que la división del peronismo en muchas provincias, si Cristina Kirchner coloca a sus candidatos con una lista distinta al PJ local, podría darle una oportunidad a Cambiemos. Un ejemplo de ello es Tucumán, donde la división entre Juan Manzur y José Alperovich podría ser canalizada por el oficialismo nacional.

“En todas las provincias tenemos que conformar una mesa de Cambiemos lo más amplia posible para tratar de ganar”, señaló un funcionario que trabaja con los dirigentes del interior.

Mientras arman mapas y planillas de control, en Casa Rosada ya trabajan en los distritos más urgentes, que desdoblaron y aceleraron los tiempos (La Pampa, San Juan, Catamarca, Neuquén), mientras manejan una agenda paralela por Córdoba y Santa Fe.

Tanto en el laboratorio electoral de Pro como en el ala más política del Gobierno se hacen la misma pregunta: a quién apoyarán en octubre las provincias que desdoblaron ante una eventual polarización entre Macri y Cristina.