Mensaje de Cristina Kirchner a los gobernadores del PJ: no se meterá en las internas

Publicado por

Luis Beder Herrera activó una adormecida simpatía K para espadear en su riña política con Sergio Casas, quien fue su vice y heredero y es, ahora, el gobernador que se aventura, a lo Carlos Menem, detrás de una re-reelección.

Beder, que mandó en La Rioja desde 2007 -tras agitar una crisis que apuró la renuncia de Angel Maza- hasta 2015, motoriza una cruzada contra la “re-ree” que incluye una discutida enmienda constitucional, en la que trató de involucrar a Cristina Kirchner.

Deslizó la chance de una visita de la ex presidente a la provincia o un encuentro en el Instituto Patria. Nada. Desde Calafate, Cristina descartó una reunión y vía la filial de Unidad Ciudadana de La Rioja se declaró prescindente.

El mensaje de la senadora, referido a La Rioja pero como mensaje a todas las provincias, es unívoco: “Queremos que gane el peronismo y no nos metemos en una interna, no queremos dividir ni entrar en peleas”.

Beder -que tras la jura de Mauricio Macri participó de la costura del Bloque Justicialista que nucleó a peronistas no K- estuvo el jueves en Capital Federal. “Hasta después de la enmienda, no creo que la vea”, dijo a Clarín.

Casas logró que la Legislatura apruebe una enmienda al artículo 120 de la Constitución que impedía que compita por un tercer mandato. Luego convocó a un plebiscito para ratificar esa enmienda.

Será el 27 de enero y, además de Beder, se oponen Cambiemos, el intendente de la capital riojana Alberto Paredes Urquiza, un PJ cercano a la Casa Rosada y hasta el vicegobernador, Néstor Bosetti.

Cristina avisó que no intervendrá en esa disputa de entrecasa. Gambeteó, de paso, quedar asociada a una eventual derrota.

En paralelo, Cristina festejo la unidad del peronismo de San Juan donde Sergio Uñac armó un frente electoral que amalgama a 40 partidos y sectores que vienen del massismo.

Uñac, que va por su reelección, firmó junto a José Luis Gioja, actual jefe del PJ nacional, un acta de conformación del Frente Todos que expande su influencia más allá de la provincia.

El último párrafo sostiene que los integrantes trabajarán para “conformar un gran acuerdo electoral” liderado por el PJ “sin exclusiones y con una amplia convocatoria a la unidad”.

Al poner su firma al pie, Uñac parece archivar un posible enlace con el PJ Federal que animan el cordobés Juan Schiaretti, el salteño Juan Manuel Urtubey y, entre otros, Sergio Massa.

“Ese es el camino”, dicen cerca de Cristina que, como contó Clarín, envió delegados a las provincias a negociar la neutralidad con los gobernadores. La ex presidente promete no dividir al peronismo a cambio de que luego los jefes provinciales sean equidistante en la disputa por la candidatura presidencial del PJ.

Alberto Fernández y Eduardo “Wado” De Pedro son los emisiarios. “Cristina no se va a meter, y si lo hace es para tratar que se pongan de acuerdo” dicen, con el mismo libreto, un operador K y un peronista del interior con despacho en el Congreso.

El despegue de la riña entre Beder y Casas anticipa un modus operandi. que repercutirá en Tucumán donde chocan Juan Manzur y José Alperovich.

Cristina comparte el Senado con Alperovich y es amiga de Beatriz Rojkés -fue a un acto en esa provincia a fines de 2017- y por eso se reunió y se sacó fotos con “José Jorge” como dicen a Alperovich en Tucumán Pero sería sería la última intromisión de la ex presidente en una disputa provincial.