Politica

Misión del radicalismo: La Rosada baje a Paredes Urquiza y la Corte lo haga con Casas

La lucha del poder político en La Rioja se discute en otro ámbito lejano a las urnas. El radicalismo vio que la realidad electoral lo tiene casi como un mero espectador, ya que fue el gran perdedor de la consulta popular por la enmienda constitucional.

Dentro de la sociedad Cambiemos, la UCR no pudo ganar en Chilecito, la tierra del senador nacional Julio Martínez, y menos en la Capital, donde se autoproclamó ganador el intendente Alberto Paredes Urquiza.

El radicalismo con el silencio del PRO juegan que la Capital Federal sea el árbitro de la contienda electoral en La Rioja.

El desentendido Martínez con la senadora nacional Inés Brizuela y Doria buscan que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, de vacaciones por 15 días, proceda a bajar a Paredes Urquiza de su candidatura a gobernador por el partido Encuentro por La Rioja. A cambio, el paredismo recibiría la candidatura a vicegobernador que sería para el ex viceintendente y diputado provincial no asumido, Felipe Álvarez, aunque el paredismo de la primera hora no lo digiere.

El jefe comunal sobrepasado por la gestión y acentuado por el temporal que destruyó a la ciudad debe lidiar con sus socios, mientras que públicamente cambiaría su propio discurso: trataría de retener la Intendencia como ya se habló en el corazón del paredismo.

Nota relacionada

El paredismo con lista corta en Capital y muchas colectoras

La otra misión del radicalismo -aliado al PRO y en menor medida (cada día) al sector del intendente- es que la Corte Suprema de Justicia baje de la candidatura al gobernador Sergio Casas, luego del domingo 27 de enero.

“Los argumentos son muy sólidos y estamos con buenas expectativas. Esperamos que la Corte cumpla su rol de garante del sistema republicano”, dijo a Clarín Brizuela y Doria, patrocinadora de la denuncia con Ricardo Gil Lavedra y Mariano Genoves.

Semanas atrás, en voto dividido, el Máximo Tribunal de la Nación había avalado la realización de la consulta -no la consideraba un “agravio” en sí misma-.

Cerca de Casas atribuyeron el reclamo judicial de Cambiemos a una maniobra para contrarrestar el nivel de rechazo de Mauricio Macri en la provincia, creciente desde la corrida cambiaria del año pasado. “Todo lo que dicen no se da, la Justicia no les dio la razón y perdieron en las urnas”, dijeron en el entorno del gobernador, que aun no confirmó la fecha de la elección: circuló la versión de que sería el 12 de mayo, el mismo día que Córdoba, aunque el mandatario peronista deberá convocar con 90 días de anticipación y podría tomarse un tiempo más para decidir, tal vez para analizar el panorama luego de la presentación judicial de Cambiemos.

Este lunes, el riojano participó del acto de Alternativa Federal en Playa Grande, con apoyo de sus referentes. “Aunque te pongan una y mil trabas, los riojanos te eligieron y te van a volver a elegir”, le dedicó Sergio Massa en el inicio de su discurso, y Miguel Pichetto consideró “un legítimo triunfo” el resultado del plebiscito.

El más explícito en los días previos había sido Juan Manuel Urtubey, ausente en Mar del Plata por la crecida del río Pilcomayo: “Fue correcto en términos constitucionales. Visto desde afuera parece irregular, pero en la Constitución de La Rioja está ese mecanismo”.