Politica

Tum tum chayero: Díaz Moreno por Olima y Miranda con Casas

La Rioja, pueblo fiestero y religioso, vibra y ríe en la chaya buscando reunir a su gente sin distinción de edad, condición social ni económica en una sola manifestación de algarabía y gratitud.

Chaya es un vocablo quechua “cha´llay”, que significa rocío de agua, o rociar con agua. Es el símbolo de la eterna espera de la nube y la búsqueda ancestral del agua, elemento trascendental y de hondo sentir riojano.

La Chaya es una celebración de gran jolgorio que se juega arrojándose agua y puñados de harina unos a otros, al grito de ¡chaya! ¡chaya!, y al ritmo del tum-tum de la caja chayera se oyen las coplas: “agua no hay pa´beberla/ pero sobra pa´chayar”, “el vino moja por dentro/ y el agua moja la piel”, mientras se enciende la alegría fiestera con tragos de chicha y aloja.

Febrero, mes de vendimia y carnaval. El aire perfumado de albahaca se funde con el olor del mosto de uva,-producto de la vendimia que se abre paso al unísono con los festejos de la chaya. Todo riojano que se precie de “chayero” ostenta, colgado de la oreja o del ala del sombrero, un ramito de albahaca. Su aroma eleva el espíritu ebrio de vino y graciosas coplitas carnavaleras.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Chaya también es política. Desde el jueves, el Autódromo Ciudad de La Rioja fue una pasarela de políticos en el año de las elecciones. Mientras que el gobernador Sergio Casas juega a las escondidas con la fecha de los comicios y toma la decisión de adelantar o no, los actores buscan posicionarse.

Casas estuvo en la apertura de la Chaya rodeado de parte de su gabinete, legisladores e intendentes. Más allá de eso hay lecturas que se dan entre el “ruido” chayero. Un sector del casismo busca colocar al diputado provincial Elio Díaz Moreno como candidato a ocupar la vicepresidencia Primera de la Legislatura en reemplazo de la legisladora de Famatina, Adriana Olima.

A la famatinense le pasan factura debido que el Gobierno perdió en Famatina en la consulta popular por la enmienda constitucional. Capital es representada por Díaz Moreno, donde el intendente Alberto Paredes Urquiza fue vencedor.

Luego del apoyo de los intendentes peronistas a Casas para que sea quien defina a su compañero de fórmula, a raíz de las declaraciones del legislador Ricardo Quintela (pidió que sea Teresita Madera o él el candidato a vicegobernador), el peronismo pone su fuerza para caminar por el 2019 con la discusión de cargos locales y nacionales.

Quién se movió dentro de la Chaya fue el diputado por Cambiemos, Daniel Miranda, un crítico del radicalismo de Julio Martínez e Inés Brizuela y Doria. Sus desacuerdos con la conducción del partido opositor lo transmitió en privado como en público y se lo ve a Miranda más cómodo en la estructura de Casas.

El secretario de Relaciones Institucionales, Ariel Puy Soria, participó casi todas las noches chayeros. Lo hizo luego del encuentro de jóvenes que lanzó al ministro de Desarrollo Social, Juan Carlos Santander, como candidato a vicegobernador. Esa convocatoria despertó al peronismo histórico, pero Puy Soria en su discurso fue claro: es tiempo de la juventud peronista.

Casas lo llamó al secretario en plena chaya por lo que se leía en Twitter, mientras el tum tum de las cajas comienzan a sonar por los cargos en discusión.