Judicialización de la política: Las elecciones se ganan con votos y en los barrios

Publicado por

El año pasado se conoció que las provincias peronistas desdoblarían sus elecciones en un acuerdo no escrito con el gobierno nacional. El único fin es que el justicialismo gobernante en sus territorios no apoye a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La Casa Rosada veía complicaciones a más de un año de los comicios presidenciales para que Mauricio Macri tenga el camino allanado para una reelección.

En La Rioja, los representantes de Macri se asombran hoy con la decisión del gobernador Sergio Casas del adelantamiento de las elecciones provinciales, a pesar que está facultado por la Constitución provincial. En diciembre, Rogelio Frigerio hablaba del 12 de mayo.

En el 2015 el ánimo de La Rioja marcaba un cambio de rumbo político en el 2019, a raíz del triunfo del ex presidente de Boca Juniors en la provincia gobernada por el peronismo desde 1983. Con el paso de los meses se empezó a desvanecer ese ánimo triunfalista frente a la crisis imperante y la falta de propuestas concretas de la oposición a Casas.

Hubo denuncias en la justicia federal que no prosperaron y Cambiemos, especialmente el radicalismo, se asoció con los que había denunciado por las ONG´s y el trágico accidente de los helicópteros.

En la consulta popular por la enmienda constitucional lo primero que debería haber realizado la alianza UCR-PRO es ganar y eso no sucedió por encima de la discusión de los porcentajes establecidos en la Constitución provincial. Perdió en casi todos los departamentos y en Capital, el bastión radical, el triunfo se lo llevó el peronista-macrista Alberto Paredes Urquiza.

 

Si la consulta se lo mide por la cuestión electoral fue un duro golpe que recibió la alianza opositora y por ello, hubo cruce de acusaciones en la Casa Rosada.

Debe quedar claro: Cambiemos perdió en la consulta, donde votó casi el 50% del padrón habilitado, en una provincia que habitualmente va el 65% de los electores al cuarto oscuro. Son datos que no han sido planteados por Clarín o La Nación, brazos mediáticos del macrismo.

El único plan de gobierno que presenta la oposición es la demanda en la justicia y de allí en más son penurias que viven los riojanos por la inflación y el desempleo por una economía en decadencia. Es decir que antes y ahora, Cambiemos siguió con la estrategia de la judicialización de la política.

Las elecciones en democracia se ganan con votos y en los barrios. No existe otra forma, ya que aparecer en el Grupo Clarín no garantiza nada. Es muy fácil darse cuenta: ir a un barrio periférico para preguntarle si leen Clarín o La Nación.

Dentro de la alianza Cambiemos quien ve más allá de la Corte Suprema es el intendente Paredes Urquiza.

No permitir que Casas no sea candidato por parte de la justicia no significa que el radicalismo llegará a Casa de Gobierno debido que con votos se ganan los comicios.

La hegemonía del peronismo es responsabilidad de una oposición complaciente con los cargos en el Congreso. Un ejemplo claro fue en enero que la dirigencia radical realizaba campaña por el No en la consulta popular desde las playas de Villa Gesell.