Reelección: sin plan B, La Rioja y Río Negro esperan fallo de la Corte

Los próximos días serán clave para los gobernadores de La Rioja y de Río Negro. Para el peronista Sergio Casas y para Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro).

Con los tiempos electorales que se acortan, ambos esperan las definiciones de la Corte Suprema de la Nación sobre la validez de sus candidaturas para ejercer la gobernación por un nuevo mandato. Y, en ambos casos, los oficialismos se aferran al Plan A, sin pensar por ahora en reemplazos para los principales postulantes, confiados en una venia judicial, según Ámbito Financiero.

La mayor novedad llegó ayer desde el máximo tribunal: a diferencia del expediente sobre la enmienda constitucional riojana que permitiría una candidatura de Casas, a la Procuradora Laura Monti le pusieron para la carpeta Río Negro -que ingresó el viernes- un plazo máximo hasta el jueves para que emita el dictamen; dictamen que de todos modos es no vinculante. También volvió a la Procuración, como mera formalidad, el expediente riojano, con 500 páginas anexas.

Así, el tribunal que preside Carlos Rosenkrantz podría dar el próximo martes de forma casi simultánea los veredictos de Río Negro y La Rioja sobre artículos análogos de las respectivas cartas magnas provinciales. Los dos mandatarios llegaron en 2015 a la gobernación tras haber sido elegidos vice en el periodo anterior. Y para salvar el texto constitucional tomaron diferentes caminos. Mientras Casas optó por una enmienda al texto -que luego pasó por un plebiscito-, Weretilneck apostó por una interpretación que primero fue rechazada por el Tribunal Electoral pero que revirtió después el Superior Tribunal de Justicia provincial. Según la lectura de JSRN, gobernador y vice son cargos diferentes y el de 2015-2019 sería el segundo mandato y no el tercero, como indican sus opositores.

En el peronismo rionegrino celebraron la decisión de ponerle límites temporales a la Procuración, ya que falta menos de un mes para los comicios del 7 de abril convocados por Weretilneck y así los tiempos judiciales se acomodarán a los políticos. Las elecciones riojanas, en cambio, serán el 12 de mayo.

El FpV que postula a Martín Soria cree que la opinión de Monti será similar a la que expresó sobre la enmienda riojana. Es decir, dirá que no es competencia de la Corte, aunque luego los jueces tomarán el caso por tratarse de una discusión constitucional, haciendo caso omiso a la Procuradora. La decisión es una incógnita. Y ante disyuntivas similares no habrá especulación política (si el fallo resulta idéntico para las dos provincias). Es decir, si la Corte habilita candidaturas, saldrá ganador el PJ riojano y perdedor el PJ rionegrino. La Casa Rosada prenderá luces de alerta de forma invertida. Ecuación inversamente proporcional si el tribunal rechaza ambas postulaciones.

“Suponen que porque hay una mayoría de jueces peronistas vamos a fallar en ese sentido, pero acá lo que prima es el respeto de la Constitución”, dijeron a este medio desde el máximo tribunal.

Sin embargo, pese a que no hay certezas, tanto en el entorno de Weretilneck como en el de Casas no trabajan en una alternativa ante un posible revés. “El Plan A y el Plan B tienen el mismo nombre: Sergio Casas. No hay argumentos para que no lo habiliten”, sostuvieron desde La Rioja a Ámbito Financiero. “Nosotros ya estamos trabando en la elección del 7 de abril, no podemos quedarnos a especular. El único nombre que barajamos hoy es el de Weretilneck”, expresaron desde Río Negro.

Aunque en caso rechazar la postulación del gobernador patagónico, podría correrse la fecha de las elecciones hasta un mes inclusive. Así ocurrió en el antecedente de Santiago del Estero, cuando a días de la elección de 2013 la Corte bloqueó el intento de Gerardo Zamora de ir por otro mandato ejecutivo.

“Para la justicia provincial, el tema está terminado y estamos confiados en que no prosperarán las impugnaciones en la Corte Suprema Nacional porque hay jurisprudencia”, dijo ayer Weretilneck durante la inauguración de una obra en la provincia. Para su principal rival, Martín Soria, hay “gravedad institucional” y aclaró que hay otras 14 provincias que tienen artículos semejantes en su constituciones. “Está en juego la reelección indefinida en más de medio país”, aclaró el candidato del FpV.

La elección del domingo en Neuquén también estuvo en la mira. En el oficialismo se muestran confiados en que el escenario sea de espejo, con una provincialización que lleve la victoria de JSRN. Y en que, al igual que en los comicios que consagraron la reelección de Omar Gutiérrez del MPN, el voto útil anti K se reoriente hacia Weretilneck y desinfle el caudal de Cambiemos, en este caso con cabeza en la diputada nacional radical Lorena Matzen.

En el peronismo, en tanto, saben que JSRN no es el MPN, ya que el sello neuquino lleva 57 años en el poder. Y que el radicalismo tiene más ambiciones en Río Negro: la provincia fue gobernada por la UCR desde el regreso de la democracia hasta 2011. En épocas de tironeos internos dentro de la alianza macrista, la puja podrá ser mayor. El FpV, además, viene de ganar las legislativas 2017 y el apellido Soria está más instalado que el del neuquino Rioseco. El escenario se vislumbra apretado.