Panorama: Algo se rompió en el PJ

Casi una veintena de diputados buscan reflotar la Ley de Lemas y otros que el Congreso del PJ digite la fórmula a gobernador y vice, aunque no hay fecha para las elecciones

La casa no está en orden. Una frase célebre que no se puede utilizar este fin de semana largo en el peronismo. Del martes al miércoles algo pasó y lo que viene puede ser un quiebre dentro del partido gobernante.

En la mañana del miércoles hubo encuentros informales en la Legislatura y en menos de una hora, se reflotó la idea de la sanción de la Ley de Lemas, que un día antes se había acordado con el gobierno dejarla en stand by.

Unos 16 diputados la pusieron en agenda dentro de la Casa de las Leyes y con otros tres votos más podrían avanzar el próximo jueves para que el peronismo con los lemas pueda solucionar lo que no pudo hacer en la cumbre de la Residencia Oficial.

Allí también se había decidido que no iba a realizarse internas en el Justicialismo para definir las candidaturas, a través del voto de los afiliados.

Pese a los aplausos de rigor, casi una veintena rechazó la idea del gobernador Sergio Casas que sea un consultor (hoy conocido como gurú) quien sea el estratega electoral del oficialismo. Por este motivo, la norma que tomó en estado parlamentario empezó a circular en los despachos de los representantes del pueblo.

Muchos de ellos serán participes el próximo domingo de un asado por Pascuas para avanzar en ese sentido. Lo harán en un campo de la ruta 5.

La dilatación de las definiciones pone nerviosos a propios y extraños, por lo cual un sector importante del peronismo quiere convocar al Congreso del PJ, con el fin que sea quien digite la fórmula a gobernador y vice, pese que todavía no hay fecha de las elecciones, que podrían ser en octubre.

A ese pantano llegó el peronismo que no puede acordar una salida electoral, ya que Casas pretende que la intendenta Florencia López sea quien encabece la fórmula, mientras que la mesa chica casista no baja los brazos por el diputado provincial Ricardo Quintela, y ambos son rechazados por los legisladores y jefes comunales respectivamente. De esa forma, no hay acuerdo dentro ni afuera para mostrar una oferta electoral.

El error político fue cuando Casas bajó las elecciones del 12 de mayo, ya que el día del fallo de la Corte tendría que haber consagrado la fórmula en base a una supuesta proscripción judicial. No lo hizo y hoy es un callejón sin salida lo que pasa en la Casa de Gobierno, como en la Casa de Todos.

Unos hablan de unidad y otros fomentan la división. Unos amenazan con romper todo y otros advierten que no habrá caja para los comicios. Así se mueve el mundo peronista con una oposición escondida por los anuncios del presidente Mauricio Macri.