En La Rioja nadie quiere ser candidato de Macri

Hace un año atrás era impensado que el presidente Mauricio Macri se quedaría sin laderos en La Rioja. Tres años atrás, Macri fue el gran ganador en la provincia.

En el 2015 sirvió la ola anti Cristina en La Rioja, ya que le permitió también a peronista enojados aglutinarse en el macrismo para sobrevivir políticamente.

Hoy el panorama es distinto, ya que nadie quiere ser el defensor de las políticas macristas en La Rioja. Solo un dato: Macri tiene casi el 75% de imagen negativa en la provincia.

Alberto Paredes Urquiza, actual intendente de la Capital, que se había mostrado orgulloso de ser la pata peronista de Cambiemos, este martes hizo un acto por el aniversario del nacimiento de Evita para dejar en claro que él es más peronista que Perón.

Hasta Julio Martínez, ex ministro de Defensa de la Nación, dice sin ponerse colorado que él no es el candidato del presidente.

Así pasa con la mayoría de los dirigentes que fueron anfitriones de Macri en La Rioja que buscan por todas formas despegarse en un año electoral y cuando el gobernador Sergio Casas lleva las elecciones provinciales a octubre.

El macrismo puro y el macrismo peronizado olfateó sobre la jugada del casismo para que los comicios de La Rioja se ponga en discusión los males de la Argentina, como la inflación, recesión, desocupación, entre otros aspectos.

Por eso, Martínez y Paredes Urquiza quedan expuestos frente a la malaria del gobierno nacional por haber sido los que levantaron las banderas de Macri en las buenas para ellos.

Hoy hablar de Macri en La Rioja es como ser irrespetuoso de la política y hasta en los sondeos de opinión figura el voto vergonzante (aquel que votó a Macri y hoy lo oculta).

El silencio del gobierno provincial por la fecha de las elecciones está relacionado porque sale del luto a raíz del fallo adverso de la Corte por la campaña reeleccionista de Casas y además para que la crisis sea un eje de campaña.

Hay que recordar que el gobernador le pidió a Cambiemos en La Rioja que se haga cargo de las políticas destructivas contra la clase obrera.

Hoy Cambiemos no tiene candidatos a diputados nacionales (se ponen en juego tres bancas, dos de las cuales son macristas) y Martínez es el candidato a gobernador para el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en desmedro de Paredes Urquiza, aunque el radical grita a los cuatro vientos que no es el hombre del Presidente, el mismo del casi 75% de imagen negativa en La Rioja.