A media semana: Al PJ le sobra un candidato, según los sondeos de unos y de otros

El macrismo está hoy con un piso duro similar al de las PASO, entre un 25% al 30%, de acuerdo a la región encuestada. El peronismo no supo y no pudo romperlo en la gran encuesta por la presidencia de la Nación y por las diputaciones nacionales.

Fue y es un tema de conversación en las mentes pensantes del oficialismo, ya que ese piso puede colocar a un candidato a gobernador en la Casa de Gobierno.

Hoy el peronismo cuenta con dos ofertas electorales: una la lidera el diputado Ricardo Quintela con la caja del gobierno de Sergio Casas y el apoyo de un grupo de intendentes y diputados; y además está el diputado nacional Luis Beder Herrera, el dirigente con mayor conocimiento en la provincia y que todos los encuestados saben de su candidatura.

Pero el justicialismo divide sus propios votos, casi la misma cifra que fue menor al 50% cuando Casas llegó a la gobernación en el 2015.

Si uno pasa por el bunker quintelista gana Quintela y si lo hace por el reducto bederista vence Beder Herrera. Sin embargo, en los dos sondeos aparece el voto duro de Macri que beneficia a Julio Martínez, candidato a gobernador, e Inés Brizuela y Doria, candidata a intendenta de la Capital.

El voto de Macri siempre está por encima del 25% en los Llanos, el norte de la provincia, en Chilecito y todo el oeste. Al peronismo le queda tomar el 75% restante que incluye a los indecisos (o el famoso no sabe/no contesta), el voto en blanco, el de los partidos no justicialistas, entre otros.

Se podría decir que el peronismo tendría de ese 75% restante un 55% al 60% que lo dividen Quintela y Beder Herrera.

Entonces se produce un juego peligroso para el oficialismo riojano, ya que esa fotografía se da en cada uno de los departamentos. Lo conocen muy bien los jefes territoriales porque ellos mismos han encargado sondeos de opinión y se habla afuera del micrófono.

Para pasar en limpio, el macrismo está con un piso duro de entre el 25% y el 30% que es de Macri y lo refleja en Martínez y Brizuela y Doria; mientras que el peronismo se divide entre Quintela y Beder Herrera un 60%, ya es un voto peronista. ¿Y los votos de los Fernández? Ellos no dividen porque no tienen competencia en el mismo espacio.

Frente a ello, con las encuestas de unos y de otros queda claro que al justicialismo le sobra un candidato. Y lo más grave para el PJ es que puede perder la Casa de las Tejas porque llevó su interna a los comicios generales.