El gobierno no quiere otro cachetazo judicial con la boleta larga desde Buenos Aires

El gobierno provincial espera el fallo de la Cámara Nacional Electoral por la boleta larga en las próximas elecciones del 27 de octubre.

Alberto Bruno, apoderado de la alianza bederista Nueva Rioja, se opuso a la oficialización de las listas en la justicia federal y el expediente llegó a Buenos Aires.

El gobernador Sergio Casas puede repetir la película por la enmienda constitucional que fue rechazada por la Corte Suprema de Justicia. Así lo reconocen las entrañas del poder provincial, que finaliza el 10 de diciembre.

La jugada judicial de Bruno cuenta con el aval de los demás partidos no oficialistas, ya que se ponen en igualdad de condiciones que la boleta que lidera Ricardo Quintela que va pegada con la fórmula presidencial Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

Para la oposición real que encabeza el radical Julio Martínez también es un respiro, ya que lo despega de Mauricio Macri, aunque el piso electoral del presidente fue del 30% en las últimas elecciones PASO.

Víctor Herrera, como secretario electoral federal, tuvo un debut complicado en esa función, ya que debió intervenir en decenas de recursos presentados.

Herrera reemplazó a Bruno, quien hoy es el apoderado bederista.

No solo el secretario sino también el juez federal Daniel Herrera Piedrabuena que ha tenido que pronunciarse en varias cuestiones electorales.

Con excepción del peronismo oficialista, todos los partidos piden que solo en la mesa del cuarto oscuro estén las boletas con el estamento provincial y por separado la discusión presidencial y de las bancas a diputados nacionales que se reeligen en la provincia.

El bederismo recuerda un fallo parecido en Santa Cruz, pero allí se dio una discusión entre las PASO nacionales y los comicios provinciales.

El gobierno adelanta que si la Cámara Electoral rechaza la boleta larga baja todas las colectoras, especialmente en Capital, y además va a la Corte Suprema de Justicia, que no es su amiga.