Los bloques se reúnen en el Senado para definir su futuro y persiste la incógnita sobre el peronismo

Las distintas bancadas de senadores comenzaron a mantener reuniones para definir el rol que le tocará a cada uno y la mayor incógnita sigue siendo cómo funcionará la bancada peronista, debido a las dudas que persisten en el Bloque Justicialista y el silencio del Frente para la Victoria.

   Este martes los senadores que integran el bloque del PRO, encabezados por el misionero Humberto Schiavoni, mantuvieron un encuentro en el que acordaron “desarrollar un papel de oposición constructiva frente a la nueva etapa política que se avecina, tal cual lo planteó el presidente Mauricio Macri”.

   Así lo indicaron fuentes del despacho de Schiavoni, que a través de un comunicado destacaron que a la reunión se sumó la senadora electa por la ciudad de Buenos Aires Guadalupe Tagliaferri, quien asumirá junto al radical Martín Lousteau.

   También la bancada de la UCR mantuvo recientemente un encuentro, aunque con más ruido político debido a la avanzada de un sector del partido referenciado en el presidente del Comité Nacional, Alfredo Cornejo, y el dirigente Enrique “Coti” Nosiglia, para darle la conducción del bloque a Lousteau.

   En principio, esperarían a que se acerquen los legisladores radicales electos para discutir ese tema y, si bien no hay a la vista hasta el momento inconvenientes con la continuidad de Luis Naidenoff al frente del interbloque de Juntos por el Cambio, el formoseño aspira a tener también la presidencia de la bancada radical.

   Por otra parte, un grupo de senadores del Bloque Justicialista que preside el cordobés Carlos Caserio se reunió el último martes por la noche y definió convocar para la semana próxima al resto de la bancada para empezar a discutir su futuro como oficialismo, bajo el gobierno de Alberto Fernández.

   Según supo NA, la reunión sería solo de esa bancada referenciada en los gobernadores peronistas, mientras espera definiciones por parte del bloque del Frente para la Victoria, leal a la futura presidenta del Senado, Cristina Kirchner.

   Lo que está en duda en el amplio espacio peronista que tendrá el Senado es el funcionamiento como un solo bloque o como un interbloque en el que ambas bancadas trabajen juntas pero mantengan cada una un jefe distinto.

   En este segundo caso tendrían que definir quién conduciría el interbloque, cargo para el que desde el kirchnerismo dejaron trascender el nombre de Anabel Fernández Sagasti, dirigente de La Cámpora que cuenta con la confianza de la vicepresidenta electa.

   La falta de definiciones se debe, en parte, al silencio que reina en el bloque del Frente para la Victoria frente al nuevo escenario, lo que inquieta a los miembros del Bloque Justiciaista.

   En caso de conformar un interbloque la presidencia del espacio le correspondería al kirchnerismo debido a que el Frente para la Victoria tendrá más bancas que el Bloque Justicialista, pero hasta el momento todo indica que en ambos sectores aguardarán una definición por parte de Fernández y Cristina.