La construcción del nuevo poder: El funcionario que no esté a la altura “tendrá que dar lugar a otro”, adelantó Quintela

A partir del 10 de diciembre, el gobernador electo Ricardo Quintela empezará a construir su propio poder. Lo hará en el marco de una provincia que fue gobernada por el peronismo desde 1983.

Quintela romperá el maleficio que nunca un dirigente que haya pasado por la Intendencia capitalina pueda llegar a la gobernación. Se producirá a raíz del acuerdo político con el gobernador saliente Sergio Casas, a través del secretario de Relaciones Institucionales, Ariel Puy Soria, por estos días de descanso afuera de la provincia.

El mismo día que jure, que será el 10 de diciembre, tendrá que afrontar una fuerte erogación salarial de las alicaídas arcas provinciales.

Se tratará del primer acto de gobierno, como es el pago de la Quincenita, medio aguinaldo, bono navideño (si lo permiten los recursos) y las ayudas a otros sectores que están afuera de la estructura estatal.

“Estoy armando un gabinete con perfil social” que apunta principalmente “a aquellas personas que están fuera del sistema con salud, educación y generarle las condiciones para que tengan un plato de comida en su mesa”, dijo Quintela en declaraciones a radio 105.1.

La crisis imperante afectó a todos y especialmente a los sectores más vulnerables. Por este motivo, tendrá que priorizar gastos para transitar los primeros meses de gestión sin sobresaltos, ya que además deberá esperar que se acomode la nueva administración nacional de Alberto Fernández.

Quintela tiene varias ideas para aplicar dentro de la nueva estructura de gobierno que se producirá con el paso del tiempo. Muchos funcionarios de Casas seguirán, pero otros se irán. “Habrá cambios ya que muchos funcionarios cumplieron un ciclo”, adelantó. Sin decirlo, hay funcionarios que vienen desde la gobernación de Ángel Maza.

En ese marco, aclaró que no tiene animosidad con ningún funcionario, ya que otros podrían rotar dentro de su equipo de trabajo, aunque dijo que exigirá “eficacia” y remarcó que quien no esté a la altura de las circunstancias “tendrá que dar lugar a otro”.

Este jueves, Quintela desayunó con la vicepresidenta primera saliente de la Legislatura, Adriana Olima. Ese cargo sería ocupado por la actual diputada Teresita Madera, mientras que la vicepresidencia segunda estaría en manos del chepeño Daniel Miranda.

Por su parte, la presidencia del bloque mayoritario del justicialismo sería para el chamicalense Renzo Castro, al tiempo que se constituiría otro bloque que se llamaría Rioja Federal (estarían los no peronistas alineados al oficialismo).