Los que no lo miraron, lo mirarán. Los que no lo quieren, tragarán saliva y serán como otros riojanos que estarán al frente del televisor, ya que el domingo a las 23 no estará Marcelo Tinelli en la pantalla de canal 13 sino será Jorge Lanata.

Quizás la crisis mundial puede marcar un antes y un después en la relación de la Provincia con la Casa Rosada. Desde que volvió la democracia a la Argentina, hay un discurso político al unísono: no se puede levantar la voz, ya que sino se cortarán los recursos a la provincia. Esas palabras se calmaron al llegar Carlos Menem a la Presidencia, aunque esa década dejó casi nada debido que se perdió la única posibilidad existente para una región que podría haber dado el gran salto.

Hay un juego político en torno a la crisis olivícola. Por un lado, el intendente de Arauco, Gustavo Minuzzi, acusa duramente al empresario José Nucete, y a las 24 horas, lo felicita. En ese escenario, se suma el diputado nacional Jorge Yoma, que anticipa que se abriría las exportaciones de aceituna, y en eso del anuncio se desata una fuerte discusión por las decisiones económicas de la presidente de la Nación.

El moyanismo de La Rioja camina por una doble vía, ya que su líder critica a la Presidente, pero su representante local recibe 50, de un total de 100 unidades habitacionales de un plan del gobierno nacional. Así el discurso crítico se desvanece en el territorio provincial bajo el argumento que las negociaciones se dieron antes del distanciamiento cegetista del proyecto nacional y popular.

Luis Beder Herrera aprovechó la misión comercial con Guillermo Moreno para alejarse de la provincia y hacer un retiro espiritual, con el fin de relanzar su administración posterior a las vacaciones de invierno. Por eso, quedó a cargo de la Gobernación, el vicegobernador Sergio Casas, quien hizo agenda pública de la mano de la Secretaría Privada del propio mandatario riojano.

Cuando trascendió su nombre muchos preguntaban quien era. La única referencia era su padre o se lo ubicaba en la lista de amigos de Juan Manuel Ártico, en la principal línea de la Lotería Nacional. Fue un sacudón en el oficialismo, ya que en el cambio de Gabinete muchos ya se ubicaban en cargos expectantes. Ministro de Gobierno, Seguridad, Justicia y Derechos Humanos es el cargo de Felipe Álvarez, el ex integrante del bloque “Beder Boy´s”.