Antes de haberlo ubicado como opositor, deberían haber preguntado a su madre como era cuando fue niño. Quizás nos podríamos encontrar con un “santo” o un “terrible”. Hablamos de Ismael Bordagaray, el intendente menospreciado por el oficialismo, que hace de las suyas y ya es un dolor de cabeza.