La política “machista”: ¿Podrá ser un 2019 de mujeres candidatas?

Publicado por

Sergio Casas dice “ni” cuando se lo consulta si será candidato a gobernador el año que viene. Ese “ni” crea nervios en el peronismo como en la oposición. En el primero nadie se atreve a salir como candidato y en el segundo nadie puede oponerse a una candidatura abstracta (no está en ningún papel).

Dentro del peronismo existe un reclamo de siempre: el espacio de las mujeres en lugares claves. Desde la Gobernación de Carlos Menem hasta ahora ha sido un tema que nadie quiso discutirlo en profundidad en una política riojana “machista” y especialmente en el interior por el estilo de sus dirigentes.

Distintas dirigentes han potenciado exposiciones sobre paridad, equidad y dignidad para las mujeres y hasta esa posición la llevaron a la Legislatura, pero salvo algunas excepciones, todos miraron hacia otro lado.

La vicegobernadora, la ministra, la diputada, la concejal, la directora u otro cargo genera cierto resquemor en algunos y no es hacer feminismo, es una realidad por los embates que han sufrido quienes han ocupado esos cargos.

Lo más vigente fue el paso de Teresita Luna en la Presidencia de la Legislatura durante la Gobernación de Luis Beder Herrera que tuvo una Cámara en contra.

 

Teresita Madera se salió del libreto y la diputada provincial dijo “presente” para ir a una interna, que no hay fecha ni ganas, en el peronismo, en caso de que el gobernador no puede presentarse en el 2019. Solo esa intención encendió las alarmas en el peronismo, liderado por hombres.

Alcira Brizuela también siguió la misma senda y la edil da señales que estará en la discusión por la Intendencia capitalina para intentar arrebatarle el sillón a Alberto Paredes Urquiza. La concejal despertó de la modorra al quintelismo, quejoso por no tener lugar en el Gobierno de Casas, pero sin acción territorial.

Dentro de la estructura oficialista, las mujeres buscan que sean respetadas y lo hacen como pueden y cuando se lo permiten. Florencia López (Arauco) y Silvia Gaitán (Chilecito) son dos intendentas con peso propio.

Y dentro de la Legislatura Adriana Olima (Famatina) corrió de la escena al vicegobernador Néstor Bosetti y desde frente a la Plaza 9 de Julio hablan de que la mujer del oeste pide más protagonismo.

En la vereda del frente está la senadora Inés Brizuela y Doria en el radicalismo, socio de Mauricio Macri. Fue hasta titular de su partido y es complemento justo con Julio Martínez (similar a Juan Schiaretti con el desaparecido José Manuel de la Sota). Un día uno y el otro día, la otra.

En la Intendencia paredista tiene lo mismo problemas que el peronismo oficialista: las mujeres. Quién pide pista es Andrea Mercado Luna, que el municipio la ve dentro y fuera de la fuerza por sus vaivenes políticos.

La secretaria, que logró obras para Paredes Urquiza, busca su premio, como una candidatura a diputada nacional. Es complicado ya que otros pretenden lo mismo por su pasado paredista.

Es decir, que las mujeres buscan que el 2019 sea su año ante una política “machista” por excelencia. Claro está que los deseos siempre terminan en las urnas: el voto popular.