“El objetivo de Angelelli fue conectar el Concilio Vaticano II con la realidad concreta”, dijo Fray Martín Bitzer

Publicado por

Fray Martín, Vicepostulador de la causa de los mártires riojanos, reflexionó en torno al contexto social del momento en que Monseñor Angelelli llega a La Rioja. Lo primero que dijo fue que “Monseñor Angelelli antes había sido elegido obispo auxiliar de Córdoba, así que ya venía entrenado, ya venía trabajando en las barriadas, encontrando a los estudiantes, a los obreros católicos, había sido nombrado como asistente espiritual del Consejo de los universitarios de la Acción Católica Argentina. Y siendo obispo auxiliar, ya estamos en el año 1960 -agregó- es asistente de la junta arquidiocesana y rector del seminario, así que ya venía con mucha responsabilidad, venía entrenado en varios ámbitos”, señaló.

“Un hombre que había estudiado muchísimo, había participado en distintos eventos internacionales en Roma, había participado en tres sesiones del Concilio Vaticano II, siendo obispo auxiliar ya de Córdoba”, destacó a Radio María, Fray Bitzer.

“Apenas toma posesión como obispo de La Rioja, dice: “Tenía un oído al Evangelio y al magisterio eclesial, tenía el oído muy afinado, una capacidad de escucha increíble”.

En este sentido, “Lo primero que se propone es conocer la diócesis. Por ello, Monseñor Angelelli convoca a unas jornadas de reflexión. Su objetivo fue conectar el Concilio Vaticano II con la realidad concreta de La Rioja”.

¿Cuál fueron las consecuencias de estas jornadas de reflexión y oración?

Cabe recordar que “Las jornadas se desarrollaron en el mes de septiembre, y el primero de octubre de 1968, el mismo año en que Monseñor Angelelli asume como obispo de La Rioja, ellos dirigen este mensaje: “Lo primero que hizo -subrayó- fue escuchar, conocer la realidad que le tocaba pastorear. No empezó a hacer, sin saber primero las necesidades del lugar”, acertó Fray Martín.