Barrancas Blancas será el puesto único fronterizo entre La Rioja y Chile

La provincia de La Rioja y la Tercera Región de Atacama de Chile definieron que Barrancas Blancas, en el departamento riojano de Vinchina, funcione como puesto único de control fronterizo bilateral entre ambos países.

La decisión se adoptó este fin de semana durante una reunión en el campamento de Barrancas Blancas que encabezaron el administrador de Vialidad de La Rioja, Miguel Bertolino, y el gobernador de Copiapó, Mario Rivas Silva.

También estuvieron el intendente de Vinchina, Pedro Carrizo; el director de Migraciones, Omar de La Fuente; el jefe de Gendarmería en La Rioja, Horacio Butof, y funcionarios de Vialidad.
La comitiva chilena estuvo integrada por autoridades de las áreas de Investigaciones, la Dirección de Límites y Fronteras, la Secretaría de Agricultura y Ganadería y la Unidad Regional de Asuntos Internacionales.

Según estimaron, el paso Barrancas Blancas comenzará a operar de manera integrada en noviembre de este año y será habilitado por 6 meses, durante las 24 horas de lunes a domingo.

Los funcionarios de ambos países acordaron que Argentina y Chile trabajen de manera integral en el paso binacional por el camino de Pircas Negras, en tanto La Rioja se comprometió a adecuar la estructura del campamento para que el país vecino realice el control respectivo.
Los representantes de Chile y La Rioja recorrieron el campamento y acordaron también construir un nuevo galpón para la inspección vehicular y aconcicionar oficinas para que las áreas de control de ambos países puedan cumplir sus funciones de manera conjunta.

“Somos los responsables de montar la estructura para que ésto sea operativo; estamos confiados que en noviembre comience a operar el paso fronterizo y lo haga por 6 meses, que será un período de adaptación con la idea que dure todo el verano de lunes a domingo durante las 24 horas”, dijo Bertolino a la prensa local.

En esa primera etapa el paso estará habilitado “para vehículos chicos, sin mercadería o mercancía, solo para porte de personas entre la Argentina y Chile”, detalló.

“Apostamos al turismo, sabemos lo bueno que sería para los riojanos ir a una playa a solo 700 kilómetros, o para Chile poder visitar Laguna Brava o Talampaya -dijo-, y este paso fomentará la actividad turística” en Argentina y Chile.

El funcionario vial señaló que esperan que “el acceso de vehículos livianos al paso de frontera por el camino a Pirkas Negras sea el puntapié inicial para el acceso de vehículos pesados”.