La minería no es solo “El Famatina no se toca”

Publicado por

Debe haber sido el mejor slogan de campaña electoral, ya que le permitió a un grupo de dirigentes posicionarse, pese que lo hicieron con un pro minero. Un vasto sector de la sociedad riojana compró el mensaje electoral y de una u otra forma, se asoció con la idea de la desaparición de 30 años de peronismo.

“El Famatina no se toca” permitió a Fuerza Cívica Riojana asociarse al presidente Mauricio Macri, el mismo que declaró que “la minería es la soja de La Rioja”, para conformar Cambiemos y tener un triunfo legislativo con la ilusión de gobernar, a partir del 2019, a la provincia.

Se da una contradicción política con la complicidad de la sociedad, ya que el macrismo riojano es antiminero y el macrismo nacional es prominero. Hoy está plasmado en lo que pasa en Mendoza, adonde el presidente de la UCR y gobernador Alfredo Cornejo es el impulsor de la discusión por esa política criticada en La Rioja.

La provincia cuenta con más del 60 por ciento de su geografía que es montaña y la historia dice que siempre fue minera, hasta que surgió el slogan electoral. Solo hay que visitar el cable carril de Chilecito, el bastión antiminero del macrismo riojano.

La Rioja no puede darse el lujo de no discutir con altura sobre qué se quiere para el futuro, ya que así no puede continuar, solo pensando en la salvación que vendrá cada año de un presupuesto nacional.

Dicho planteamiento se dará hoy con Sergio Casas, pero fracasó Luis Beder Herrera, o quizás lo tendrá que dar Julio Martínez, ya que la provincia no genera nada al país, las mismas palabras que utilizan en la intimidad los ministros nacionales.

Cada día la situación económica complica a las familias riojanas y los jóvenes solo tienen la posibilidad de acceder a un plan de empleo estatal, de allí en más la historia está a la vista de todos. Aquellos que tienen recursos pueden emigrar y los otros estarán dentro de 20 años como hoy.

Para contrarrestar este pensamiento saldrá la propuesta que con el turismo es lo que puede compensar a la minería o la creación de fuentes laborales con grandes inversiones internacionales. Hay que ver que le pasa al país e interiorizarse de las provincias limítrofes.

Al decir minería solo se piensa en “El Famatina no se toca”, aunque en la cordillera, en Arauco, en los Llanos y en otros puntos puede explotar esa política de creación de dólares y fuentes laborales.

Macri quizás pueda volver a la carga para hacerle entender a sus votantes riojanos que la minería es la alternativa económica que tiene La Rioja estatizada. Quizás en un tiempo muchos se acordarán de esta nota.