Parque Eólico Arauco SAPEM, la segunda generadora de energía eólica de Argentina

El Parque Eólico Arauco SAPEM es la segunda empresa generadora de energía eólica de Argentina, según un informe del diario La Nación titulada “Las fuentes renovables ya suman el 8% de la matriz energética local”.

Según el diario, en febrero pasado, su incidencia era de apenas 1,2%; el objetivo es llegar al 20% para 2025; los proyectos eólicos son los que lideran el proceso de cambio”.

 

 

8489

La Argentina tiene una meta clara: llegar a 2025 con el 20% de su matriz energética de fuentes renovables, porque así se comprometió tras el Acuerdo de París. En los próximos tres meses, el país ya podría llegar al 8%, un gran avance si se considera que en febrero pasado solo el 1,2% de toda la generación eléctrica del país provenía de fuentes “verdes”.

Dentro de las energías renovables, la eólica es la gran protagonista en estos días. Más de 90 aerogeneradores de más de 80 metros de altura (un Obelisco y medio) comenzaron a mover sus palas impulsadas por el viento desde junio hasta hoy, lo cual generó 341 megawatts (MW), equivalentes a la energía que consumen aproximadamente 456.000 hogares.

Solamente en estos días entrarán al sistema casi 100 MW más de los parques que inaugurará la empresa Genneia, y para el primer trimestre del año próximo son varios las generadoras que se sumarán con los proyectos adjudicados en la primera etapa del plan Renovar.

Pero además, desde 2017, y gracias a la resolución 281, las empresas pueden generar la propia energía que consumen y volcarla en la red, en lo que se conoce como mercado a término (Mater). En total, ya hay 46 empresas, que suman el 6% de la demanda total de los grandes usuarios (los que consumen más de 300 kilowatts), que cerraron contratos por su cuenta.

“Los grandes usuarios que se van de la compra conjunta tienen dos beneficios. Primero, se les bonifica toda la potencia asociada, que es la reserva de energía térmica que tienen que tener porque las renovables son intermitentes, no generan energía de forma constante. Este beneficio disminuye con el tiempo, por eso cuanto antes se vayan de la compra conjunta, mejor. El otro beneficio es que después no pagan los cargos de comercialización y administración, que son los gastos derivados de que Cammesa [Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico] organice y administre las compras conjuntas”, explican en el Gobierno.

Entre las empresas que ya producen su propia energía están YPF, Loma Negra, Aluar Aluminio, Genneia, Central Puerto, Vientos Neuquinos, Isla Power y Greenwind.

La idea a futuro es que cada distribuidora de energía que llega a los usuarios finales negocie su propia compra, como era en el pasado. Cammesa comenzó a hacer la compra de energía centralizada luego de 2001, cuando se pesificaron las tarifas y el Estado se hizo cargo de la deuda en dólares luego de la convertibilidad.

Las fuentes renovables ya suman el 8 de la matriz energética local LA NACION

Sin techo

Si bien el potencial de la energía eólica no tiene techo, ya que el costo de instalación de los molinos diminuye de forma exponencial (como ocurrió con el avance de los teléfonos celulares), en el último año aparecieron dos problemas que limitaron su ritmo de crecimiento. En primer lugar, la capacidad de la red de distribución de energía quedó chica. Para ello, el Gobierno puso en marcha la licitación bajo el esquema de participación público-privada (PPP) de una línea de transmisión que unirá las estaciones transformadoras de Río Diamante (Mendoza) y Charlone (Buenos Aires). Es recién el primer tramo de ocho líneas de transmisión que quieren adjudicar.

El segundo limitante es el costo de financiamiento que tienen estos proyectos, tras la megadevaluación y las altas tasas de interés.

Si bien varios organismos multilaterales están más predispuestos a prestar cuando se trata de proyectos de energías renovables, hay muchas empresas a las que les está costando conseguir líneas de crédito.

Para tener un dimensión, un parque eólico de 100 MW podría costar más de US$150 millones sin incluir el costo de IVA. Su construcción tarda aproximadamente 18 meses y se emplean hasta 300 personas. Para el mantenimiento del parque, la cantidad de empleados baja a 15.

“Con las licitaciones, el Gobierno logró los mejores precios de la historia para estos proyectos, pero ahora las empresas no consiguen llegar a ese precio por la devaluación y el costo del dinero”, se sinceró un empresario.

Las empresas dueñas

Quien lleva la delantera con la instalación de aerogeneradores es Genneia, que tiene produciendo ya 151 MW y esta semana inaugura los parques eólicos de Puerto Madryn (70 MW) y Chubut Norte (30 MW). Además, la empresa consiguió un crédito por US$118 millones del gobierno de Estados Unidos para financiar cinco proyectos más de energía renovable.

Si bien la mayoría de los parques eólicos están situados en la Patagonia, porque es donde hay mejores vientos, Arauco instaló sus aerogeneradores en La Rioja, luego de contratar una consultora que hizo un estudio del viento durante cinco años. Al momento ya tiene montados 100 MW, y para el primer semestre de 2020 calcula que tendrán una capacidad instalada de 400 MW, equivalente a todo el consumo de energía de la provincia.

“Los sectores productivos principales de La Rioja son el olivo y la vid, que tienen un costo de insumo energético muy alto. Por eso se decidió invertir en energía eólica, ya que hay muchos parques interiores donde se generan corrientes por fenómenos de baja presión. Es viento de origen solar, que se produce por el calentamiento de la masa de aire y la superficie de la tierra”, explican en la empresa cuya mayoría accionaria es del Estado provincial.

Por su parte, PCR está por inaugurar un parque en Santa Cruz que generará 125 MW de energía eólica. También inició las obras para la puesta en marcha de 200 MW más en Bahía Blanca, que tendría que entrar en operaciones en el tercer trimestre de 2020.

YPF Luz, la empresa que creó la petrolera estatal en junio pasado, ya tiene adjudicados dos proyectos de energía eólica. Uno es Los Teros, de 172 MW, situado en Azul, que suministrará energía renovable a Toyota y a Coca-Cola, entre otras empresas. El parque eólico Manantiales Behr es el segundo. Está montado en Comodoro Rivadavia, producirá 120 MW y estará en funcionamiento en abril de 2020.

“La red de transmisión es limitada. Si fuese infinita, cada uno invertiría cuando quisiera. Por eso se debe esperar a las licitaciones de Renovar o Mater”, explicaron, por otro lado, en el Grupo Fraili, que está por inaugurar en el segundo trimestre del año próximo un parque eólico de 40 MW en General Hacha, La Pampa, que fue adjudicado a través de Renovar 1.5 y tendrá 11 aerogeneradores.