Macri compra aceitunas mientras sus productores están en crisis por los tarifazos

Publicado por

Mauricio Macri pasó la Navidad en la localidad neuquina de Villa La Angostura. Allí estará hasta el 10 de enero disfrutando de unas extensas vacaciones de tres semanas tras un año agitado que incluyó la megadevaluación, la desbandada de la inflación, un fuerte aumento de la pobreza, la cumbre del G20 y el Riesgo País que no para de crecer. En medio del descanso, se hizo un alto para comprar aceitunas en un supermercado local.

El Presidente se dejó fotografiar como un ciudadano más. En la caja se vio que compró un frasco de aceitunas de primera marca. Son de producción nacional. Pese a que en un momento comenzaron a entrar de Egipto, las argentinas concentran la mayoría del mercado local.

No obstante, pese a que evidentemente son del gusto del mandatario, el sector no le escapa a la crisis que afecta a prácticamente toda la economía argentina. Por los tarifazos, la producción padeció un año muy complicado al que se le sumó una fuerte baja en la cosecha.

En 2018, la cosecha tanto para conservas como para aceiteras cayó un 50%. Productores explican que uno de los factores que en los últimos años complicaron el procesamiento de la aceituna es el aumento desmedido de los costos de la energía eléctrica.

Es que la mayoría de las plantaciones en nuestro país requieren riego artificial a través de bombeo, y el incremento de entre 200% y 600% que ha tenido la electricidad, sumado al aumento de impuestos nacionales, provinciales y municipales, generaron un impacto directo.

Al respecto, desde la Federación Olivícola Argentina (FOA) explicaron que “el impacto de la mano de obra ya es mucho y tampoco podemos disminuir mano de obra porque la gente gana poco. Lo que más nos impacta en costos es la energía eléctrica. Es grave porque ha cambiado la forma de cobrar la energía eléctrica, hoy el gobierno la quiere cobrar libre, sin subsidios, llevó la tarifa eléctrica de orden de 300 dólares por hectárea para las provincias que regamos con pozo profundo, obtenemos el agua a 200 metros, la llevó a 800 dólares por hectárea que hace que la actividad se vuelva inviable”.

Argentina es el principal productor y exportador de productos olivícolas del continente americano y se encuentra en el top ten global tanto en lo que hace a producción como a exportación de aceitunas y aceite de oliva. En nuestro país, el consumo per cápita estimado de aceituna de mesa es de 800 gramos anuales y el de aceite de oliva de 200 gramos. Se estima que hay unas 90 mil hectáreas dedicadas al cultivo de aceitunas en Argentina, distribuidas en las provincias de Buenos Aires, Mendoza, Córdoba, Mendoza, Río Negro, Neuquén, Salta, San Luis, Catamarca, La Rioja y San Juan, siendo estas tres últimas las líderes.