Tras la cumbre de Alternativa Federal, los gobernadores quedaron en el centro de la escena

Alternativa Federal. El nombre elegido por Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manuel Urtubey (Salta), Miguel Pichetto (Río Negro) y Sergio Massa (Buenos Aires) era precisamente demostrar que había una versión del PJ que era federal y tenía el apoyo de los gobernadores peronistas que buscaban saltar la grieta que imponían los círculos macristas y kirchneristas.

Sin embargo, con el correr de los meses el espacio comenzó a perder ese sustento y ahora es el propio Massa quien busca una señal de todos ellos para tomar una decisión respecto de su futuro político.

A fines de diciembre del 2018 el sector contaba con el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, Gustavo Bordet (Entre Ríos), Domingo Peppo (Chaco), Mariano Arcioni (Chubut), Sergio Casas (La Rioja), Juan Manzur (Tucumán), Hugo Passalacqua (Misiones) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego).

Sin embargo, la falta de acuerdos y participación concreta de todos los espacios, sumado a la desconfianza que reinó entre cada dirigente hizo que la tercera alternativa comenzara a perder fuerza, sobre todo con la irrupción veraniega de Roberto Lavagna.

Todo se precipitó a partir del pasado sábado 18 de mayo cuando Cristina Fernández de Kirchner comunicó a través de un video de Youtube que la fórmula la encabezaría Alberto Fernández, como un gesto suyo de correrse del centro de la escena para “convocar a la unidad del peronismo”.

Ante la posibilidad concreta de que Sergio Massa termine acordando con el kirchnerismo, Schiaretti se apuró para delinear el límite del terreno electoral, con los sectores K afuera. Pero el resto de los gobernadores no tuvieron la misma reacción. El chqueño Peppo, consideró que “la decisión de Cristina Kirchner es un acto de grandeza para superar grietas”. Minutos más tarde su par de Tucumán, Manzur, también respaldó la fórmula: “Felicitaciones al amigo y compañero Alberto Fernández”.  La mandataria fueguina, Bertone, se sumó: “Vuelve la esperanza para todos los argentinos por el camino de la unidad”. 

También el santiagueño Zamora definió a la formula como “un paso importante en la decisiones políticas necesarias en el país para unir, para sumar”. 

No fue novedad que desde Santa Cruz, Alicia Kirchner brindara su apoyo. La gobernadora Lucía Corpacci desde Catamarca dijo en la misma línea: “Celebramos la decisión de Cristina por la unidad del Peronismo!!”.

Según Perfil, quien si llamó la atención fue el de La Rioja, Sergio Casas: “Los gestos valen más que las palabras”, escribió. “Estamos esperanzados en esta propuesta electoral”.

Por último, Bordet desde Entre Ríos acompañó: “Impulsamos el consenso que posibilite la unidad para la construcción de una alternativa que devuelva la esperanza a los argentinos. El anuncio de Alberto Fernández y Cristina Kirchner es un paso muy importante para lograrlo”.

A raíz de estos movimientos, el massismo busca obtener una señal concreta de todos los gobernadores que comenzaron a ver la fórmula Fernández-Fernández con buenos ojos. Repiten desde Tigre que son los jugadores fundamentales para dar vuelta una elección. Queda muy poco tiempo para que la señal aparezca.