Bolsonaro dijo que teme que se produzca una ola de “argentinos huyendo” a Brasil si ganan los “izquierdosos” en Argentina

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó hoy que un retorno del kirchnerismo al poder en la Argentina podría provocar una oleada de refugiados similar a la que Brasil enfrenta en su frontera con Venezuela.

“No queremos a nuestros hermanos argentinos huyendo hacia aquí”, dijo al comentar el estrepitoso revés del liberal Mauricio Macri en las primarias del domingo, donde el peronista Alberto Fernández, en fórmula con la ex mandataria Cristina Kirchner (2007-2015), se perfiló como favorito para las presidenciales.

Bolsonaro, un duro crítico del gobierno de Nicolás Maduro, advirtió a los habitantes de Rio Grande do Sul, limítrofe con Argentina, que una victoria del kirchnerismo producirá en ese estado sureño lo mismo que ocurrió en Roraima, limítrofe con Venezuela, que en los últimos años recibió a decenas de miles de emigrantes que huían de la crisis económica, social y política que azota a la república bolivariana.

“Si esos izquierdosos vuelven en Argentina, podremos tener, sí, en Rio Grande do Sul, un nuevo estado de Roraima”, dijo Bolsonaro.

Por su lado, el ex presidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), encarcelado desde hace más de un año tras ser condenado por corrupción, felicitó por su “expresiva” victoria a Alberto Fernández y a la ex presidenta Kirchner, de quien fue un estrecho aliado en sus años de gobierno.

“Hay que dar esperanza al pueblo, traer días mejores y cuidar a quien más lo necesita. Un fuerte abrazo del amigo Lula”, indicó en un mensaje colgado en su cuenta de Twitter.

El aspirante kirchnerista visitó a Lula el pasado 4 de julio en la cárcel de Curitiba (sur).

La sucesora de Lula, Dilma Rousseff (2011-2016), también felicitó a Férnandez y afirmó que su victoria en las primarias es “una luz al final del túnel para el pueblo argentino y para América Latina” y anima a las fuerzas progresistas en su lucha contra el neoliberalismo.