La banca perdida de Carlos Menem

Cuando se planteó como un homenaje en vida, los riojanos apoyaron. Lo hicieron en las urnas de las elecciones legislativas que le permitió también ingresar a Hilda Aguirre de Soria en la Cámara de Senadores. Así ganó Carlos Menem para revalidar su banca en la Cámara Alta y desplazó las pretensiones de Mario Guzmán Soria, aunque accedió la ex vicegobernadora Teresita Luna.

Hoy se da una disyuntiva en el oficialismo, ya que esa jugada política dejó en claro la falta de representación legislativa que tiene La Rioja. Menem casi no asiste a las sesiones en el Senado y no participa de las reuniones de las comisiones, por razones de salud o porque a un hombre que manejó una década el país no le gusta estar sentado para levantar la mano en pos de la sanción de una ley, que muchas veces van en contra de la prédica de los ´90.

Desde el Gobierno se habla de reimpulsar la discusión en la Capital Federal para recuperar el punto perdido de la coparticipación federal, algo muy difícil debido que todas las provincias quieren lo mismo y especialmente la administración de Daniel Scioli que pide siete puntos más cuando el número de diputados y senadores nacionales supera ampliamente a los riojanos.

Para el kirchnerismo antes Menem era un número que podría volcar la votación a favor o en contra, pero el trabajo de sus funcionarios significó que otros hayan suplantado al ex presidente, por lo cual no es tenido en cuenta.

Seguramente, Guzmán Soria seguirá insistiendo que su trabajo en el Congreso de la Nación sería mucho mejor para la provincia, que trata de ocultar, pero es una realidad la falta de representación porque las voces no se escuchan, ni en los medios locales.

Menem por su edad, enfermo en su departamento de la avenida Libertador de la Capital Federal, ya no es el mismo, algo lógico, solo se hizo ver el día de su cumpleaños rodeado por parte de su familia, pero ya no por los tradicionales laderos menemistas, que les fue muy bien en esos diez años de gobierno.

Hay un vacío de La Rioja en el Congreso de la Nación, ya que Aguirre de Soria ni Luna irán en contra de los ideales de la Presidenta, mientras que en la Cámara de Diputados Jorge Yoma ha gritado, pero para que lo escuchen que quiere buscar su reelección el año entrante y los demás silenciosos con algunos chispazos esporádicos.