Juez catamarqueño interviene en caso de trata en La Rioja

Publicado por

El juez federal catamarqueño Carlos Reynaga -de feria en la provincia de La Rioja-, estuvo a cargo de un importante procedimiento realizado en un domicilio del departamento Chilecito, donde se logró rescatar a una mujer de 27 años a quien dos sujetos tenían cautiva, víctima del delito de trata de personas.

Fuentes oficiales consultadas por El Ancasti informaron que durante el allanamiento -realizado en una finca ubicada sobre la ruta nacional N°74 de la localidad Vichigasta, el personal de Gendarmería Nacional interviniente encontró a la joven dentro de una habitación, fuertemente maniatada.

Al momento de ser identificada se pudo corroborar que es oriunda de Santiago del Estero y que había sido retenida por la fuerza en ese lugar.

Además, los uniformados detuvieron a dos hombres argentinos mayores de edad y secuestraron un vehículo tipo pick up, cuatro teléfonos celulares, 80.000 pesos argentinos, una escopeta calibre 16 y una serie de elementos que podrían aportar valiosa información para la investigación de la causa.

Se pudo conocer que la investigación por el presunto delito de trata de personas comenzó tras una denuncia telefónica anónima realizada a través de la línea 145.

A partir de la denuncia comenzó un minucioso trabajo de investigación que fue llevado a cabo por la Fiscalía Federal y el Juzgado Federal de La Rioja, como así también por personal de la Oficina Rescate de Víctimas de Trata dependiente del Ministerio de Justicia de la Nación, con sede en La Rioja.

La suma de testimonios y una abundante cantidad de indicios llevaron a que las pesquisas apuntaran a una vivienda en la cual se ocultarían dos hombre mayores de edad -uno de ellos sería el propietario del inmueble-, quienes mantendrían cautiva a una mujer, también mayor de edad.

Finalmente, el allanamiento fue concretado por efectivos de la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales de La Rioja, con apoyo de los escuadrones N° 58 y N°24 de Gendarmería de La Rioja y Chilecito, respectivamente, conjuntamente con efectivos de la Policía Federal, bajo las directivas del Juzgado Federal de La Rioja a cargo del juez en feria, Juan Carlos Reynaga.

Antecedente en Chilecito
El Tribunal Oral Federal (TOF) de La Rioja condenó a mediados de octubre del año pasado a 10 años de prisión a un comerciante de la ciudad de Chilecito, identificado como Jorge Giménez Ceballos, a quien consideró autor del delito de trata de personas con fines de explotación laboral. Tal como quedó acreditado en el debate oral y público en abril de 2011, Giménez trasladó a la víctima -por entonces de 15 años-, desde la frontera entre Bolivia y Argentina hasta la ciudad de Chilecito, provincia de La Rioja, para someterla a explotación laboral en tareas domésticas en su domicilio y como vendedora en un puesto de la feria comercial ubicada en la plaza principal de esa localidad, todo ello sin remuneración alguna y sin permitirle contacto con su familia. La Justicia lo condenó a 10 años, a pesar de que la fiscalía pidió 11 años de prisión.

El caso de “La Martha” Nader y su whiskería en Catamarca

A mediados de diciembre de 2018 Martha Celsa Nader (71) -conocida popularmente como “La Martha”- fue condenada a la pena de ocho años de prisión con cumplimiento domiciliario tras haber sido hallada culpable por el delito de “trata de personas, haber ofrecido, captado, trasladado y acogido a personas con fines de explotación sexual, doblemente agravado por abuso de la situación de vulnerabilidad y el número de víctimas”.

Los  jueces del TOF local, Adolfo Guzmán, Juan Carlos Reynaga y Enrique Lilljedahl, consideraron que quedó acreditado el aprovechamiento y que se comprobó el caso de captación, traslado y acogimiento de niñas de 15 años que provenían de hogares pobres, que solo llegaron al prostíbulo regenteado por Nader a través de falsas promesas de una vida mejor.
Nader operaba en un prostíbulo habilitado como whiskería denominado “Maná”, que funcionaba a pocas cuadras del centro catamarqueño. Tras ocho años de investigación la regente del lugar terminó siendo condenada a prisión domiciliaria.