El reparto de pensiones por invalidez tuvo subas de hasta un 240% en La Rioja

Publicado por

El Gobierno se apresta en los próximos días a digitalizar los registros de las pensiones por invalidez. El objetivo será depurar el padrón de beneficiarios y detectar posibles fraudes.

Tras el fallido intento de 2017 de hacer un recorte compulsivo e inconsulto en la nómina de pensionados, ahora la gestión del presidente Mauricio Macri propone el camino inverso: que sean los beneficiarios los que revaliden su pensión mediante un trámite online que le permita al Estado actualizar y controlar la información.

Las pensiones no contributivas por invalidez son otorgadas a las personas discapacitadas que están imposibilitadas de trabajar, que tienen una situación económica vulnerable y que no reciben ningún otro tipo de ingreso.

Hasta ahora, se otorgaban mediante la presentación de un certificado médico y son de forma vitalicia.

Siempre de acuerdo a los registros oficiales, los beneficiarios de este tipo de pensiones se multiplicaron por siete en los últimos nueve años del kirchnerismo: de unos 150.000 en 2006 a unos 1.050.000 en 2015.

La Agencia Nacional de Discapacidad emitió el viernes pasado una resolución para crear un nuevo Formulario Certificado Médico Oficial (CMO) dentro del Sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE). Ahora trabaja en la redacción de una nueva normativa para obligar a los beneficiarios a que actualicen su certificado médico y que registren su situación en el sistema online. El proyecto sigue aún en la etapa de elaboración, pero se estima que será divulgado en el corto plazo.

Los beneficiarios de la asistencia ya no podrán presentar su certificado médico obligatorio firmado por cualquier profesional. Deberán ahora acercarse a un hospital público, donde sus datos serán cargados mediante un “trámite a distancia”, el mecanismo creado para informatizar los procedimientos en el Estado.

9583

Infografía de La Nación

En diciembre de 2008 290.968 personas percibían pensiones no contributivas por invalidez en todo el país. Una década después, la cifra se multiplicó y llegó a 1.042.761. El número impacta ya que representa casi el 8% de la Población Económicamente Activa (mayores de 18 años en condiciones de trabajar). Hay provincias, como Santiago del Estero , en donde la tasa de evolución duplicó la nacional y registra la más alta del país: 81 subsidios cada 1000 habitantes.

El beneficio se otorga a quienes comprueban una discapacidad laboral de 76% o más, no tienen empleo ni otros ingresos.

Los montos globales distribuidos en la década pasaron de casi $410 millones a $11.332 millones, un crecimiento de 2826%. Los datos se desprenden de la base de la Agencia de Discapacidad.

Desde la asunción de Cambiemos el número de beneficiarios global cayó apenas 3193; esa es la diferencia entre diciembre de 2015 y el mismo mes del año pasado. Un repaso de cómo evolucionó el número de pensiones indica que en 2009 fue el primer gran aumento, 52% interanual. Las alzas interanuales luego se moderaron: en 2010, 27,6%; en 2011, otro 24%. En 2012 el incremento alcanzó 17,7%; en 2013, 14,7%; en 2014, 8,7% y en 2015, apenas 0,68%.

Provincia por provincia

Si el análisis es por número de beneficiarios en valores absolutos, no como porcentaje de la población, las provincias con más cantidad son: Buenos Aires con 72.968 en 2008 y, al cierre del año pasado, 263.668, el 261% más. Le sigue Tucumán, que pasó en los mismos años de 27.630 a 61.812 personas, un 129% de aumento.

Chaco -el tercer distrito con más pensiones por discapacidad- aumentó 277% (de 21.662 a 82.975 entre 2008 y 2018, respectivamente); en Córdoba el alza fue de 242% (de 20.882 a 72.116) y en Misiones de 255% (de 20.175 a 71.635).

Aunque estas son las provincias con mayor número de beneficios otorgados, los incrementos más importantes entre 2008 y 2018 se registraron en Santiago del Estero, que registra un salto de 470% (en 2008 eran 13.528 y en diciembre pasado, 77.083). Con valores similares de crecimiento se enlistan Santa Fe, 440%; Entre Ríos, 430% y Corrientes, 420%.

En Mendoza el alza fue de 380% y en Tierra del Fuego, la jurisdicción que menos personas cobrando tiene, el aumento fue de 361% (de 177 a 816 beneficiarios en diez años). Atrás quedaron Mendoza con 380%; Salta, con 309%; San Luis con 269% y Jujuy, 266%.

Catamarca y La Rioja, con 240% son seguidas por Chubut y Formosa que registraron un alza de 233%; Río Negro, 226%; Santa Cruz, 216%; Neuquén, 203%; La Pampa, 180%; la ciudad de Buenos Aires, 138% y La Pampa 180%.

A partir de 2015 los datos permites ser analizados en función del sexo y la edad de quienes reciben el beneficio: 86% de las pensiones por invalidez otorgadas corresponden a mayores de 18 años y se reparten en partes prácticamente iguales entre hombres y mujeres. El año pasado fueron 20.000 mujeres más que hombres las que las cobraron la asistencia.