Primeras fricciones entre casistas y quintelistas por el manejo de la campaña

Son el agua y el aceite en la política. La candidata natural del casismo era Florencia López y el sábado por la mañana el sector del gobernador Sergio Casas se desayunó que sería Ricardo Quintela, por una imposición de Ariel Puy Soria.

El casismo, que se había disfrazado de la agrupación política Talampaya, hasta alquiló una vivienda en la zona céntrica para que sea su bunker. La Municipalidad de Arauco cuenta con su casa propia frente al Correo Argentino.

Entre los tironeos por las negociaciones internas para acompañar al diputado provincial, Puy Soria en sociedad con Fernando Rejal le habían ofrecido la candidatura a la vicegobernación a la ministra de Salud, Judit Díaz Bazán, y a la vicepresidenta primera de la Legislatura, Adriana Olima. Las dos rechazaron la oferta y López fue acorralada para que se bajara de sus aspiraciones a la gobernación, aunque antes había dialogado con el intendente Alberto Paredes Urquiza.

Así la dupla chileciteña conformada por el secretario de Relaciones Institucionales y el ministro de Producción lograron su cometido político para que hoy se ubiquen entre los hombres más fuertes del casismo en extinción.

Casas es candidato a diputado nacional con fecha de salida de la gobernación prevista para el 10 de diciembre y en la nueva sociedad política entre el casismo en desaparición y el quintelismo comenzaron las primeras fricciones por el manejo de la campaña.

Griselda Herrera, secretaria general de la Gobernación, tiene el poder de la lapicera en convivencia con el ministro de Hacienda, Jorge Quintero. Los dos funcionarios son fundamentales para el movimiento de expedientes dentro de la Casa de Gobierno.

Sin embargo, el quintelismo no quiere ser convidado de piedra y solicita protagonismo en las autorizaciones, como así también en la relación con la dirigencia y especialmente con los medios de comunicación.

El núcleo duro del gobierno de Casas transmite en su rostro el enojo por el paso agigantado del bloque quintelista y la primera muestra fue en la rueda de prensa del lunes en el quincho de la Residencia Oficial.

“Se tomó un tiempo prudencial con toda la dirigencia que aportaron su granito de arena y de aquellos que tenían sus legítimas aspiraciones para haber logrado lo que se logró. Desde el diálogo y la prudencia se puede avanzar”, dijo Quintela y agregó: “Hubo consenso para determinar la fórmula y que se represente, conteniendo a todos los dirigentes, a la totalidad del peronismo”.

“Estoy lejos de las peleas, lejos de esas cosas que a nuestra gente no le interés, me voy a enfocar en colaborar con el gobernador, formar parte de este proyecto de provincia y colaborar para que se concrete”, aclaró López.

No es un dato menor: existen dos equipos de prensa. Este lunes, los medios recibieron comunicados del casismo y el quintelismo por separado.

Previamente se pudo leer en cuentas sociales asociadas a Puy Soria que él había sido clave para que Quintela busque por tercera vez la gobernación. Y el sector Q se lo agradece, aunque tanto tiempo en el subsuelo ahora busca el calor del poder.