La preocupación del partido judicial y del circulo rojo por la explosión del Justicialismo

Son pocas las sonrisas que se ven en Casa de Gobierno. Casi todos consideran que nada será como antes y además fogoneada esa idea con la fecha de partida del gobernador Sergio Casas.

Sus funcionarios mastican bronca por la decisión unilateral de la fórmula del consenso y tratan de pasar el mal trago con compromisos de garantía laboral después del 10 de diciembre.

El partido judicial, que fue armador de los deseos casistas en los últimos dos años y que tomó gran protagonismo con la salida del ex gobernador Luis Beder Herrera del corazón del gobierno, ve un panorama complicado para el peronismo en lo electoral e institucional.

Ese partido, sin sello, es aquel que se mueve por el pasillo del Tribunal Superior de Justicia y que se definían como amigos de Casas. Ya poco lo visitan porque le sucede como a los funcionarios gubernamentales, que habían lanzado la agrupación Talampaya.

Un justicialismo divido deja el campo libre para que el radicalismo cumpla su sueño de llegar a la gobernación. Para la oposición el problema es una partida anticipada del presidente Mauricio Macri.

El partido judicial ponía sus fichas en Florencia López y Juan Luna Corzo, según el rating interno.

El circulo rojo de la Casa de Gobierno piensa en ese sentido, ya que había compartido el deseo de continuidad del proyecto casista al lanzar la enmienda constitucional que fue truncada por la Corte Suprema de Justicia.

El circulo rojo también se hacía escuchar en el despacho del gobernador hasta que el verano riojano (por el fallo judicial) cerró cualquier apetencia electoral.

Ricardo Quintela busca llegar a la gobernación por tercera vez y en este caso por el peronismo oficialista (el de la caja, si se la prestan). Anteriormente lo hizo enfrentando a Ángel Maza y Luis Beder Herrera respectivamente.

El quintelismo estuvo en el llano durante los últimos años y solo sabía de quejas, ya que nunca Casas le ofreció un ministerio para contener a la tropa. Los memes que circulan sobre un hipotético gabinete quintelista no tendría veracidad, aunque los nombrados están esperando su momento político.

Como el partido judicial y el circulo rojo, el movimiento político Generación en Marcha hizo un análisis sobre lo que pasó y lo que vendrá.

En esa reunión retumbó los dichos del ministro de Educación, Juan Luna Corzo, potencial candidato a viceintendente de Teresita Madera.

Luna Corzo piensa como todos, pero él lo hizo a viva voz. Al ministro lo bajaron de su candidatura a intendente como la campaña lanzada como pasó con Madera que pensaba en la gobernación.

Dentro del gobierno se sale del luto político para ponerse a trabajar por la fórmula oficialista que este martes tuvo la ausencia de Florencia López en la Casa de las Tejas.

En la oportunidad, Casas recibió a su par tucumano Juan Manzur, el dueño de la empresa Agro Aceitunera (de la marca Nucete) y uno de los principales inversores en La Rioja.

Manzur fue impulsor de un acuerdo de López con Beder Herrera y este martes el tucumano no pudo saludar a la arauqueña.