¿Por qué el PJ puede perder en octubre por los malos números de la PASO en Capital y Chilecito?

Un sector del gobierno provincial vende a los suyos que los intendentes y diputados, a través de las selfie, suman votos a la fórmula oficialista. Sin embargo, no está el jefe comunal más importante por su caudal electoral y por administrar el principal departamento de la provincia que reúne más del 60% del electorado, entre otros.

La boleta de los candidatos presidenciales van por un carril y por otro es la pelea por la gobernación. Puede haber un arrastre, especialmente en el interior de la provincia, pero en la Capital -como en Chilecito- por el bombardeo informativo es totalmente distinto.

El diputado provincial no asumido Felipe Álvarez en sociedad con el radical Julio Martínez, y sin el apoyo de Alberto Paredes Urquiza, logró unos 38 mil votos en la Capital; mientras que el gobernador Sergio Casas con todo el gobierno provincial a su disposición unos 44 mil votos.

En Capital además en el estamento a diputados nacionales hubo una particularidad que debería preocupar al casismo: hubo unos 15 mil votos en blanco o nulos. Allí se daba la disputa entre los riojanos.

En Chilecito también dio resultados para preocupar al oficialismo, ya que Casas llegó a 13 mil votos y Álvarez a 9 mil votos.

La Perla del Oeste es administrada por Silvia Gaitán y gran parte de los integrantes del gobierno son oriundos de allí, como el trío Griselda Herrera, Fernando Rejal y Ariel Puy Soria, quienes comandan la campaña de Ricardo Quintela y Florencia López.

Como en Capital, la Perla del Oeste dejó 4.000 votos entre blancos y nulos y con la novedad que en la zona urbana ganó el presidente Mauricio Macri el pasado 11 de agosto, aunque el país esté en default.

En otras palabras, sin el juego de Paredes Urquiza, Casas solo aventajó por 6.000 votos a Álvarez en Capital, al tiempo que el despacho gubernamental sostiene que hubo dirigencia que no trabajó para el hombre de San Blas de los Sauces. En Chilecito la distancia es de 4.000 votos.

Al peronismo gobernante lo salva el interior profundo, según las últimas selfie, pero el dirigente más conocido de la provincia, como lo es Luis Beder Herrera está en la vereda del frente como el jefe comunal capitalino y mucha dirigencia que queda afuera del sistema de colectoras.

Por ello, los números de la PASO marcan que el PJ puede perder en octubre por la propia interna (cada uno hace su juego a favor y en contra de otros), pero también por el voto popular.