Los medios porteños se hicieron eco del voto en blanco en La Rioja: ¿Los intendentes y diputados traicionaron a Casas?

Los principales medios porteños se hicieron eco del voto blanco en las últimas elecciones en La Rioja. La indiferencia social fue la ganadora en el estamento a diputados nacionales, donde el gobernador Sergio Casas se postulaba para llegar al Congreso de la Nación.

Tanto Infobae como La Nación pusieron en relevancia el voto en blanco. De esa forma, fue nulo el trabajo electoral de los intendentes y diputados provinciales del justicialismo.

¿Gran indiferencia o bien falta de representatividad con los candidatos? Según el reporte de las mesas escrutadas, en la elección del domingo pasado hubo 26.442.815 votos afirmativos y 1.383.067 en blanco en la categoría Diputado Nacional. En este marco, La Rioja fue quizás la sorpresa.

A pesar que el Frente con Todos se quedó con dos de las tres bancas de diputados en juego, el ganador fue el voto en blanco, según Infobae.

Así, aunque el gobernador Sergio Casas se quedó con el primer puesto, en realidad fue superado por la cantidad de votos en blanco. En ese distrito y en esa categoría, el candidato kirchnerista fue superado por los votos en blanco que fueron 78.636, el 37,71% de los sufragios.

De acuerdo el escrutinio provisorio en la provincia cordillerana, Casas obtuvo 66.981 votos (52,51%), que además le permiten obtener la segunda banca a Hilda Aguirre de Soria, mientras que su rival Felipe Álvarez, candidato a primer diputado de Juntos por La Rioja, sumó 57.026 votos (44,31%), lo que le permitió adjudicarse la tercera banca en el Congreso.

El sorpresivo auge del voto en blanco en la elección de diputados generó una verdadera polémica en la provincia. Además, si se suman los 2.071 sufragios nulos, poco más de 80 mil de los 288.762 riojanos habilitados para votar, no quisieron apoyar a ninguno de los candidatos a legislador nacional.

Espert, con menos votos propios que en blanco

La dupla José Luis Espert y Luis Rosales, candidatos a presidente y vice de Unite por la Libertad y la Dignidad, fue la fórmula menos votada de las seis que se presentaron. Con el 97,50% de las mesas escrutadas, Espert alcanzó el 1,47%, lo que representa 382.820 votos, una diferencia de 60.687 con la fórmula Juan José Gómez Centurión-Cynthia Hotton del Frente NOS, que alcanzó los 443.507 sufragios (1,71%).

Con el 97,50% escrutado, el economista tenía 382.820 votos, apenas 17.500 más que sus seguidores en Twitter. La cantidad de sufragios que obtuvo su partido fueron menos que el total de votos en blanco de la elección general (399.751).

La Rioja generó una de las sorpresas de las elecciones del domingo: el voto en blanco desplazó, en cantidad de sufragios, nada menos que al gobernador peronista Sergio Casas, del Frente de Todos, quien no obstante ganó la banca como diputado nacional para la que se postulaba.

En efecto, según los datos que arrojó el escrutinio provisorio en la provincia cordillerana, el ganador de las elecciones en el estamento de diputados nacionales fue el voto en blanco, que reunió un total de 78.636 sufragios (el 37% del total). Casas, gobernador y primer candidato a diputado nacional, cosechó 66.981 votos, mientras que su rival de Juntos por La Rioja, Felipe Álvarez (cuya lista acompañaba la candidatura presidencial de Mauricio Macri), obtuvo 56.522 votos, según La Nación.

Como en las elecciones generales solo se computan los votos afirmativos (esto es, el caudal total de sufragios descontados los votos en blanco, nulos e impugnados), la lista encabezada por el gobernador Casas ganó la contienda con el 52,51% de los apoyos y se alzó con dos de las tres bancas en juego. La lista de Álvarez, con el 44,3% de los votos, se llevó el escaño restante.

En La Rioja se desató toda una polémica por el sorpresivo auge del voto en blanco en la elección de diputados. Si se suman los votos nulos (2071 sufragios), fueron poco más de 80.000 riojanos los que, sea por indiferencia, enojo, falta de representatividad de los postulantes u otras razones, no quisieron apoyar a ningún candidato a legislador nacional.

El exsenador riojano y actual embajador en Perú Jorge Yoma atribuyó este fenómeno a una cuestión política. Recordó que el exgobernador y actual diputado Luis Beder Herrera, quien pugnaba por regresar a la gobernación riojana tras enemistarse con Casas, no presentó lista de candidatos a diputados nacionales. En la contienda provincial, Beder Herrera, con su frente Nuestra Rioja, finalmente salió tercero detrás del peronista Ricardo Quintela, del Frente de Todos, quien resultó elegido gobernador, y Julio Martínez, de Juntos para el Cambio, quien se ubicó segundo.

“Beder Herrera había expresado su apoyo al Frente de Todos, a Alberto Fernández y Cristina Kirchner, pero no llegó a un acuerdo con Casas. Por eso llevó boleta corta y no presentó candidatos a diputados nacionales. Eso pudo incidir en la cantidad de votos en blanco”, especuló el embajador Yoma, quien conoce como pocos el paño riojano.

Otros referentes políticos, sin embargo, sostienen que el voto en blanco se explica por el hartazgo de los riojanos hacia su clase dirigente.

“La gente está cansada de ver las mismas caras que no le resuelven los problemas”, enfatizó Roberto Navarro, dirigente peronista de la agrupación Peronismo Republicano, que apoyó la candidatura de Miguel Pichetto.

Más sorpresas

Esta “rebeldía” riojana tuvo su epicentro en dos ciudades, la Capital y Chilecito. En esta última, la cantidad de votos en blanco para la categoría diputados nacionales (14.346 sufragios, el 49,32% del total) superó el caudal de votos afirmativos (14.279 sufragios, el 49,09%).

En la capital riojana, en tanto, las sorpresas fueron dos. La primera fue la cantidad de votos en blanco para la categoría legislativa; sumaron en total 41.505 sufragios, el 37% total de los votantes.

La otra sorpresa fue la victoria de la senadora radical Inés Brizuela y Doria (Juntos por el Cambio), quien ganó la intendencia por un mínimo margen a la peronista Teresita Madera. Otro dato: en esta ciudad ganó la boleta encabezada por Macri.

La Rioja fue una de las provincias donde se impuso el candidato presidencial Alberto Fernández y su Frente de Todos. Sin embargo, tratándose de una provincia de tradición peronista, llamó la atención la escasa diferencia respecto de Juntos por el Cambio. En efecto, según los datos provisorios Mauricio Macri obtuvo el 44,29% de los votos mientras que Fernández lo superaba por apenas tres puntos, el 47,5% de los sufragios.