Politica

La vuelta del grupo Talampaya en tiempos quintelistas

La ciudad de Villa Unión fue el epicentro del regreso del grupo Talampaya que se había conformado durante el gobierno de Sergio Casas por la discusión política para el armado de la fórmula a gobernador y vice del peronismo oficialista.

En el marco del Festival del Peón Viñador, un grupo de funcionarios casistas, que en su mayoría continúan, se reunieron en la cabecera del departamento Felipe Varela.

El año pasado, el grupo Talampaya fue la forma elegante de presentar a la ex intendenta de Arauco, Florencia López, como precandidata a gobernadora. Así se presionó al ex gobernador Casas para que le diera la bendición a la arauqueña, que finalmente no sucedió.

El actual diputado nacional consideró que el hoy gobernador Ricardo Quintela era la mejor opción del justicialismo oficialista. No le salió mal la estrategia, que fue impulsada por el actual ministro de Vivienda Ariel Puy Soria, pero se llegó al objetivo por los votos del interior.

El oficialismo perdió en el principal bastión electoral: el departamento Capital que explica el descontento que sobrevuela desde el 10 de diciembre. Los votos capitalinos además le dieron la posibilidad que por primera vez una mujer y el radicalismo gobiernen la Municipalidad, a través de Inés Brizuela y Doria.

La vuelta del grupo Talampaya puede tener muchas lecturas, hasta que solo fue para asistir al festival del oeste riojano. Sin embargo, cada uno de sus integrantes ha sido desplazado de cualquier decisión política en el inicio de la administración de Quintela.

El armado del gobierno está basado en familiares directos del mandatario provincial, como de ex funcionarios del municipio capitalino. Todos están en cargos claves y fundamentalmente para reemplazar a aquellos que vienen del gobierno de Casas.

El interior además no tiene representación en el gobierno. Solo un detalle: Adriana Olima, hoy secretaria del Interior, no tiene oficina.

Hasta Casas no debe estar conforme con el estilo de gobierno de Quintela bajo la primera idea quintelista de puertas abiertas. Sigue Jorge Quintero como ministro de los recursos del Estado, pero se dio un giro de 180 grados en la forma de administrarlos.

Categorías:Politica