Ahora quién lo baja a Beder Herrera de su candidatura a gobernador

Publicado por

“Estoy feliz” dice a viva voz a sus amigos. Del bullicio de su casa a un grupo selecto y de las megas comidas a una mesa chica en la finca de Anguinán o en el campo de su hijo sobre la ruta 5. Mira un sondeo de opinión y sonríe. Es una fiel copia de un trabajo que está en manos de Cambiemos. Nadie sabe cómo le llegó, pero allí está en su reducto.

Luis Beder Herrera es el dirigente con más crecimiento en La Rioja y su imagen negativa cae como el dólar en estos tiempos. Palabras utilizadas también por dirigentes macristas.

El ex gobernador decidió salir casi solo a las reuniones barriales o recorrer los pueblos del interior.

Con la novedad de utilizar el partido Demócrata Cristiano, hace un poco de prensa por la mañana y por la tarde toma mate con los vecinos que lo han invitado por Facebook. Hablan de la vida y de la realidad, aunque está el núcleo duro de la clase media que reafirma su voto hacia Cambiemos.

2018-10-18 (15)

El actual diputado nacional tiene como objetivo polarizar con Julio Martínez, el senador de la buena imagen en Capital, el de la caída de imagen en Chilecito y del creciente rechazo en el interior profundo de La Rioja, adonde los males de Macri lo afectan directamente.

Beder Herrera es el de la mala imagen en la clase media capitalina, de la creciente buena imagen en los barrios más humildes del principal departamento, el de un triunfo en el interior profundo y de la paridad en Chilecito.

Mientras que el gobernador Sergio Casas es el mejor exponente peronista, el ex mandatario hace la campaña a su estilo asesorado por una consultora foránea y sin gente a la vuelta, salvo Diego Mazzucchelli, el ex secretario de Gobierno.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Espera saber de boca de Casas si intentará ser candidato, aunque su amigo, el diputado provincial por Castro Barros, Marcelo del Moral, afirmó que no hay posibilidades para el arauqueño.

Habla con casi todos vía WhatsApp y a otros recibe en su vivienda particular. El propio vicegobernador Néstor Bosetti reconoció que recompuso la relación con Beder Herrera, tras haber estado a cargo del Ministerio de Infraestructura. Hasta iría a su hogar.

Sus amigos además se mantienen en la mayoría de las empresas estatales conocidas como SAPEM y en el Banco Rioja, como en el Tribunal Superior de Justicia, en el Tribunal de Cuentas, en la Legislatura, en las Municipalidades, en los concejos deliberantes, en los centros vecinales, en los clubes, ya que han pasado más de 30 años cuando llegó desde Campanas.

Conocedor de todos los dirigentes también aguarda la decisión gubernamental por el adelantamiento o no de la fecha de las elecciones y de las reglas de juego, que no cambiarían casi nada, ya que las colectoras se mantendrían como ha sucedido en años anteriores.

Se excusó de ir a Tucumán, a pesar de haber sido invitado por su otro amigo, el gobernador Juan Manzur. Días atrás la Gobernación tucumana le puso a disposición de un avión para que sea participe de un evento institucional en el Jardín de la República.

Juega con la lógica: “si no es Sergio, soy yo”. Cambiemos rechaza cualquier intento del actual titular del Poder Ejecutivo y ya se lo hicieron saber al quintelismo con quienes compartieron un café.

En su inconsciente está que muchos que lo echaron del Partido Justicialista lo buscarán por su casa, ya que el peronismo no tiene otra alternativa. Hasta hace unos meses no iba a ser candidato, pero luego de observar el panorama se lanzó.

No tiene rencor y lo sostiene cuando toma un mate, y espera entre salidas barriales y hacia los departamentos, ya que los días pasan y según entienden conocedores del paño peronista, Beder Herrera cree que será el candidato oficial del PJ.

Por eso la pregunta de rigor: ¿Quién lo baja a Beder Herrera de su candidatura a gobernador?.