Del victorioso partido del Presidente a los 1.500 votos en La Rioja

Publicado por

La única verdad es la realidad. Frase muy escuchada en los tiempos que corren. El PRO es el partido del presidente Mauricio Macri, que es socio del radicalismo en la alianza Cambiemos.

Este domingo, el diputado nacional Julio Sahad fue ratificado como presidente al vencer a Renzo González, cuyo voto se referenció en el interior provincial.

No más de 1.500 afiliados participaron en toda la provincia de las elecciones internas del partido que más había crecido en La Rioja en los últimos cuatro años, a través del enamoramiento con Macri.

Concejales, diputados provinciales y nacionales fueron el resultado de los años de bonanza del macrismo puro que en estos últimos comicios mostró la peor cara: una interna feroz por el manejo partidario de un empresario.

Sahad es la consecuencia del PRO para que llegara a la Cámara Baja, como así también Karina Molina, hoy enfrentada con el hermano del ex dueño del Banco Rioja, Elías Sahad. Los hermanos tienen una disputa judicial.

 

En Capital, la base del macrismo puro a raíz de los últimos resultados electorales, solo asistieron 1.000 riojanos, de los cuales 500 lo hicieron para renovar la confianza al actual titular partidario.

De la efervescencia electoral a los votos a las urnas dan muestras que el partido PRO dejó la posición de ser el ganador en las dos últimas elecciones a la gran duda para el 2019. Ya el radicalismo lo vive con la partida de los gameleros, ayer el quintelismo y el paredismo.

Se puede decir tranquilamente que el crecimiento del partido del presidencial se debió al enojo de la sociedad, especialmente capitalina, con el peronismo gobernante, que lo hace desde 1983. Los votos de la Capital fueron la clave del éxito de Cambiemos en los comicios legislativos del 2015 y 2017, como así también el triunfo de Macri en La Rioja.