El escandaloso divorcio del intendente de La Rioja con el macrismo puro

Publicado por

Estaba a punto de caer por algo muy simple: la mayoría de los expulsados del PRO terminaron en la Municipalidad. Es decir, los enemigos políticos de Julio Sahad son empleados de Alberto Paredes Urquiza. No había otra salida que termine con escándalo. Y así fue nomás.

Sahad logró la reelección como presidente del partido de Mauricio Macri por unos pocos votos de la Capital, ya que el interior le dio la espalda, y le apuntó con todo a la Municipalidad de La Rioja por haber sido partícipe directo en las internas partidarias.

No anduvo con vueltas y lo llevó hasta la Justicia Federal, aunque Paredes Urquiza haya sido el jefe comunal “mimado” de la Casa Rosada en La Rioja.

El empresario y actual diputado nacional hizo volar por los aires la alianza entre el macrismo puro y el paredismo, pero antes el intendente había avisado que solo sería el que encabece una hipotética lista en acuerdo con la oposición real. Fue un mensaje más para el senador Julio Martínez.

Con fotos y videos de la denuncia judicial que recorrieron los despachos de Balcarce 50, el nexo entre Macri y la Provincia le pegó en lo más débil que tiene un peronista: el asistencialismo (entrega de bolsones).

A decir verdad, Sahad enfrentaba a los nuevos aliados del paredista Encuentro por La Rioja por el acompañamiento dado por los integrantes de la boleta no oficialista en el PRO en el Concejo Deliberante y en Chilecito en la aventura a gobernador. Pase y lea.

DrMXZYNWkAElsNy

 

Sahad lejos de los códigos políticos pateó el tablero y también enfrentó a su par Karina Molina, de raíces peronistas, para cerrar el círculo que dentro del partido quede solo el macrismo puro.

Paredes Urquiza había participado junto al empresario del PRO de reuniones profundas políticas cerca del despacho presidencial para avanzar en la conformación de un frente electoral no casista ni bederista.

Sin embargo, las internas del PRO acentuaron más lo que se había conocido: un grupo de dirigentes se fueron del sector presidencial para aliarse con el paredismo y por ello, le declararon la guerra.

Les salió mal, ya que Sahad se quedó con el partido y dejó en claro que los socios del escritorio del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, eran los verdaderos enemigos del macrismo puro. Del partido del presidente.

CXd08LbWMAAiYMg