Casa Rosada devaluó el acuerdo financiero con la Municipalidad

Publicado por

En el marco del proceso de fortalecimiento de la relación con las gobernaciones provinciales, el gobierno nacional no actualizó los recursos extras para el municipio que administra el intendente Alberto Paredes Urquiza.

Mientras que el gobierno de Sergio Casas, de extracción justicialista y enfrentado al jefe comunal, logró más de $4.000 millones extras para el año que viene en el presupuesto nacional, el (ex) intendente mimado de Mauricio Macri en La Rioja tiene congelados de los fondos para el pago de los planes de empleo. Se trata de $120 millones que continúan, pero sin la actualización por la inflación que superará este año el 40%. Por lo menos deberían ser unos $160 millones para otorgar un incremento salarial.

Tras tres años de luna de miel entre la Municipalidad de La Rioja y la Casa Rosada, Macri dio un giro de 180 grados a la relación con las provincias: priorizó a los mandatarios provinciales. De esa forma, devaluó a los intendentes, especialmente de las capitales de las provincias, que habían sido unos privilegiados con el financiamiento de la obra pública.

Al despacho presidencial solo le interesa que el jefe de Estado “salve los trapos” en el 2019, ya que la crisis golpea a todos, es decir a sus propios votantes. Por este motivo, busca un año sin problemas y con el acompañamiento de senadores y diputados nacionales en el Congreso.

El cambio de Macri tiene su consecuencia directa en La Rioja, ya que Paredes Urquiza se había probado el traje de candidato a gobernador por Cambiemos y se atrevió desde su sillón a desafiar en una interna al senador nacional Julio Martínez. La respuesta fue el silencio del legislador y ex ministro de Defensa nacional.

Luego el flamante presidente del PRO, Julio Sahad, un hombre de consulta de la mesa chica del macrismo, lo acusó en la justicia federal por entorpecer el proceso eleccionario en el partido presidencial.

La Municipalidad apunta a la Provincia que no se hayan actualizados los fondos que están presupuestados, mientras que también hubo comentarios desde la dirigencia local macrista sobre el destino de esos $120 millones que habían sido impulsados por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Es decir, que Paredes Urquiza recibió tres malas noticias: los fondos, el silencio de Martínez y la denuncia de Sahad. También está peleado con el gobernador Casas. Ahora debe esperar que Frigerio autorice ayudas del tesoro nacional (ATN), sin que se enoje ningún gobernador o intendente del país.