La destrucción del comercio a tres años del triunfo de Macri en La Rioja

Publicado por

En una sociedad que se olvida rápido existen consecuencias a la vista. En la mayoría de los sondeos de consultoras nacionales surge un dato no menor en La Rioja: muchos consultados ocultan a quién votaron a Presidente en el 2015.

La capital provincial fue el bastión de Cambiemos para que Mauricio Macri haya pintado “amarillo” a La Rioja en el mapa de Argentina que tuvo gran difusión en los medios de comunicación más importantes del país. Esa alegría macrista se daba en la tierra del ex presidente Carlos Menem, que desde 1983 había sido siempre peronista.

2109780w960

Hoy la Capital no define a quién votaría el año que viene a jefe de Estado, ya que la preocupación es otra. Entre ellas, la destrucción del comercio local.

Caminar por las calles del micro y macro centro tienen todos los días algo muy preocupante que es el cierre de negocios, lo que provoca que queden decenas de trabajadores privados en la calle.

Los locales que hacen esquina son los primeros en vaciarse debido que son los alquileres son los más caros. Esta sangría comenzó hace dos años en el debacle del plan económico del gobierno nacional. La inflación y hoy con recesión deja sin posibilidades de venta o compra, según la mirada si es del comerciante o del comprador.

A la locura de las tardes agradables en el centro de la ciudad se ha pasado al desierto en las peatonales y a los dueños de negocios en las puertas de sus comercios, ya que casi no se vende.

Con una inflación que terminará en 45% lleva que impacte directamente en los salarios, que en su mayoría son estatales bajos en La Rioja. Frente a un modelo económico que excluye todo lo estatal para priorizar a las grandes empresas privadas también tiene sus consecuencias.

Locales con un alquiler de $30 mil más dos empleados de $20 mil cada más los impuestos y una ganancia de los dueños para subsistir cierra una ecuación que es imposible que se de en este marco de incertidumbre y desazón en la sociedad, no solamente riojana.

Atraso en el pago de alquileres, solicitud de créditos para pagar otros (endeudamiento altísimo) y la constante presión impositiva deja a aquellos que siguen de pie con un fin de año complicadísimo.

Eso sí se produce en una capital riojana que levantó las banderas de Macri en los cuartos oscuros y que hoy oculta ese voto en los sondeos de opinión.