Acuerdo no escrito: Macri garantiza reelección de gobernadores del PJ y él otro mandato

Publicado por

Existe un acuerdo no escrito entre el presidente Mauricio Macri y los gobernadores peronistas, entre ellos el riojano Sergio Casas, de cara a las elecciones del año próximo.

Macri garantiza la reelección de los mandatarios peronistas y en contraprestación, él tiene otro mandato. Los hechos están a la vista, ya que pese a la crisis imperante, el peronismo no construye un candidato fuerte para enfrentarlo al presidente.

Solo es Cristina Fernández de Kirchner, quien está presente en todos los sondeos, pero sin el apoyo clave de los jefes de los territorios provinciales. No cuenta con estructura en las provincias para salir a la cancha electoral.

Hace un tiempo el sitio digital La Política On Line lo anticipó y hasta Cambiemos lo minimizó. Sin embargo, el ideólogo es el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, planteó a los gobernadores que “Cambiemos les pondría candidatos débiles” en las provincias.

 

Frigerio explora un acuerdo electoral con gobernadores peronistas para que reelija Macri

Para llevarlo al territorio riojano, hoy Casas quiere otro mandato con una oposición que amenaza con llegar hasta la Corte. En Río Negro buscan imitarlo al gobernador riojano y allí se deja trascender que el máximo órgano de la justicia se haría la distraída.

En el sur patagónico juega el presidente del bloque de senadores, Miguel Ángel Pichetto, quien colocó al riojano Jorge Yoma en la embajada argentina en Perú.

Como flamante integrante de la Liga de Gobernadores, Casas logró también que le incluyan más de $4 mil millones en el presupuesto nacional, siendo la única provincia que pudo ante los ojos de otros legisladores. Las demás provincias tienen otros beneficios que no es solamente recursos frescos.

En La Rioja además Cambiemos está en ebullición con un PRO intervenido y con un radicalismo debilitado en las encuestas en alianza con la Municipalidad de Alberto Paredes Urquiza, ahogada financieramente y también en los sondeos de opinión por los servicios para los contribuyentes.

Según La Política On Line, “la estrategia sería una no agresión mutua en las elecciones. En principio, la idea implicaría que los gobernadores adelanten las elecciones provinciales y el macrismo presente una oferta electoral débil, esto es un candidato sin grandes chances o bien que Nación no apoye con fuerza a su propia lista”.

En base a ello, “la contraprestación sería que una vez reelectos en sus provincias los gobernadores se retiren de la discusión nacional y, por ejemplo, no apoyen a una lista de Cristina Kirchner o bien empujen una lista que no pase los diez puntos y termine complicando a la ex presidenta, como fue la de Florencio Randazzo en la provincia de Buenos Aires. Se sabe que varios mandatarios provinciales se sentirían más cómodos con un Macri reelecto que con una Cristina de regreso al poder”.