Tras una semana en Europa, Paredes Urquiza avisó que no se baja y Martínez lo retrucó

Publicado por

El problema siempre es el mismo, y en cualquier orden de la vida, cuando dos pretenden estar en el lugar que solo es para uno. Eso les pasa al senador nacional Julio Martínez y al intendente Alberto Paredes Urquiza, que públicamente dicen una cosa, y en privado y fogoneados por los suyos, sostienen totalmente lo contrario.

En síntesis: ninguno de los dos quiere ser segundo, más allá del discurso de unidad que se escucha en los últimos tiempos.

Martínez es radical de pura cepa y sabe muy bien que esta es su última oportunidad, ya ocupa cargos legislativos desde 1999.

Paredes Urquiza es el dirigente peronista de toda la historia (sin error de equivocación) que más cargos ocupó en la política riojana, entre los gobiernos de Ángel Maza y Luis Beder Herrera. Conoce que hoy es el momento, ya que desde el justicialismo no tendrá financiamiento, y si logra imponerse internamente, ese oxígeno de recursos para la campaña llegará desde la Casa Rosada (hablan de 250 millones de pesos).

El senador nacional radical -alineado a Cambiemos- tiene el aval de su partido para encabezar la fórmula y la presión se da porque la UCR es supuestamente socia del PRO en el gobierno de Mauricio Macri.

Martínez es el hombre del jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien retomó el protagonismo político dentro de Balcarce 50 y el legislador nacional reiteró en Radio Fénix que será candidato a gobernador. Y no se quedó con eso, ya que su socia, la senadora Inés Brizuela y Doria, confirmó que irá por el sillón del Palacio Municipal capitalino.

DuXeNUZW0AAeWi9

Los dichos de los dos senadores retumbaron en la Municipalidad y especialmente en Chamical adonde estaba Paredes Urquiza haciendo campaña con su partido Encuentro por La Rioja.

Hacía pocas horas que el jefe comunal había regresado de una semana en Europa, fundamentalmente en Italia entre una actividad institucional en Roma y varios días de descanso lejos de La Rioja por la queja de los malos servicios públicos.

DuKnnAgWwAEurHw

El intendente es hombre del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que perdió la obra pública a manos de Peña.

Las declaraciones de Martínez y Brizuela y Doria lo dejan a Paredes Urquiza en un callejón casi sin salida, ya que los radicales tienen intenciones serias de ir por todo, mientras que el intendente está muy solo y sin dinero (sus proveedores lo saben, ya que casi no cobran).

Paredes Urquiza mantiene viva la esperanza en su sector (un mensaje político que no se baja), ya que también imitará lo de Chamical en Aimogasta para mostrarse que está en carrera, pese a la presión radical, amiga de Julio Sahad, diputado nacional y ex presidente del PRO.

Para contrarrestar a Brizuela y Doria, el plan paredista debería ser el ex viceintendente Felipe Álvarez, pero es rechazado por (casi) todo el sector del jefe comunal porque no es del riñon que hoy maneja la Municipalidad.

Álvarez tiene lo mismos problemas que el intendente, ya que depende del humor del secretario de Hacienda, José Martínez, para subsistir en una política riojana cara y lo saben bien, ya que han estado al lado del ex gobernador Luis Beder Herrera.

Con esa panorama están los otros contrincantes por el poder provincial. Para que quede claro: ninguno quiere ser dos.