Milani empezó el año en una nueva cárcel pero los internos no lo quieren

Publicado por

El ex jefe del Ejército César Santos Gerardo Del Corazón De Jesús Milani comenzó el 2019 en una nueva prisión. El 30 de diciembre fue trasladado a la cárcel de Campo de Mayo, donde hay detenidos policías y ex militares acusados por delitos de lesa humanidad.

Pero los internos no quieren convivir con él porque lo consideran un “traidor al Ejército Argentino” por haber formado parte de los gobiernos kirchneristas. La situación de Milani generó una disputa entre el Servicio Penitenciario Federal (SPF) y la justicia.

El SPF se oponía al traslado por cuestiones de seguridad y la Justicia Federal de La Rioja -donde Milani tiene una de las causas por las que está preso- insistió en que sea llevado de manera “inmediata” y advirtió que si no se cumplía la orden las autoridades penitenciarias iban a ser denunciadas penalmente. Finalmente, en la noche del 30 de diciembre Milani, de 64 años, llegó a Campo de Mayo y se encuentra alojado bajo medidas especiales. La principal es que no tiene contacto con otros militares presos.

Teniente general y ex jefe del Ejército del gobierno de Cristina Kirchner, Milani fue condenado en 2017 por las detenciones ilegales y torturas a Pedro Olivera, su hijo Ramón Olivera, y a Verónica Matta, en La Rioja en marzo de 1977 durante la última dictadura militar.

Milani tiene otras causas penales. Está procesado por la desaparición en Tucumán, en junio de 1976, del soldado Alberto Ledo. También fue enviado a juicio oral por presunto enriquecimiento ilícito por la compra de una casa en La Horqueta, en la localidad bonaerense de San Isidro. Además, está siendo investigado por la muerte del fiscal Alberto Nisman. El celular de Milani forma parte del análisis del entrecruzamiento de llamados de personas de inteligencia en las horas previas al hallazgo del cuerpo de Nisman. Siempre se sospechó que Milani estaba a cargo de la “inteligencia paralela” montada por el gobierno de Cristina Kirchner.

Desde que fue detenido, Milani pasó por varias cárceles: estuvo en la unidad provincial de La Rioja, en el pabellón de lesa humanidad de la cárcel de mujeres de Ezeiza, en la Hospital Penitenciario Central (HPC) de Ezeiza, y en Marcos Paz dentro del programa Sistema de Intervención para la Reducción de Índices de Corruptibilidad (IRIC).

Milani siempre denunció hostigamientos por parte de los detenidos -principalmente en la cárcel de Ezeiza- que le reprocharon haber formado parte de un gobierno que los encarceló y condenó por los crímenes que cometieron. A fin de año pidió su traslado a la cárcel de Campo de Mayo, en la zona norte del conurbano bonaerense. Se trata de una unidad que reabrió en 2016 el gobierno de Mauricio Macri para alojar a presos procesados o condenados por delitos de lesa humanidad con problemas de salud. Organismos de derechos humanos denunciaron que se trata de un alojamiento con condiciones VIP y con riesgo de fuga.

En Campo de Mayo funcionó durante la última dictadura un centro clandestino de detención y en esa cárcel estuvo preso el genocida y ex titular de la primera junta militar Jorge Rafael Videla.

La defensa de Milani, a cargo de la abogada Mariana Barbitta, pidió el traslado del ex jefe militar de Marcos Paz a Campo de Mayo porque le queda más cerca a la familia para visitarlo, lo que es central en el proceso de resocialización. También destacó que una de las hijas del militar sufrió un accidente de tránsito en la ruta hacia Marcos Paz. Por los pozos, el remise en el que viaja volcó. En la presentación, la defensa también solicitó la prisión domiciliaria por problemas de salud de la esposa del ex jefe del Ejército.

El 21 de diciembre el Tribunal Oral Federal de La Rioja rechazó la detención domiciliaria pero ordenó el traslado a Campo de Mayo. Destacó la cercanía con la familia y con el Hospital Militar, que se trata de una unidad que aloja a presos acusados de los mismos delitos que Milani y que la Fiscalía no se opuso.

Pero el SPF informó que los presos de Campo de Mayo no quieren a Milani. “Se ha demostrado resistencia al ingreso del interno que nos ocupa, refiriendo la población penal que no tendrá recibimiento en ningún pabellón, manifestando que es un traidor al Ejército Argentino ya que lo acusan de haber sido desleal a la fuerza… dando información errónea a la justicia con el fin de congraciarse con el poder de turno”, explica la nota que envió el jefe de División Actuaciones Judiciales del SPF, Néstor Gurka.

El SPF explicó que en Campo de Mayo no hay celdas individuales, por lo que la detención de Milani sería bajo un “aislamiento absoluto”.

Pero el 28 de diciembre el Tribunal de La Rioja insistió: dispuso el “inmediato” traslado de Milani bajo apercibimiento de una denuncia por abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público a las autoridades que no la cumplan.

“Que los términos y pretendidos fundamentos de la nota transcripta constituyen un acto de inaceptable desobediencia a una orden emanada de la única autoridad judicial competente para entender y decidir acerca de las condiciones de alojamiento de personas privadas de su libertad”, señalaron los jueces Enrique Lilljedahl, Julián Falcucci y Jaime Díaz Gavier en su fallo al que accedió Infobae.

“Pareciera que los detenidos procesados o condenados en un establecimiento penal, serían quienes determinan qué preso es aceptado, o no, en dicho establecimiento”, agregaron los camaristas y ordenaron el traslado de Milani a Campo de Mayo “resguardando la seguridad del mismo en el ámbito de dicha unidad, evitando situaciones conflictivas que puedan suscitarse con el resto de la población carcelaria en resguardo de su integridad física y atendiéndose sus requerimientos de salud con los respectivos controles médicos que demande”.

El 30 de diciembre se dieron dos situaciones. Ante la falta de respuesta, el propio Milani presentó un habeas corpus en la Justicia Federal de Morón para que se cumpla el fallo del tribunal de La Rioja. Y el segundo fue la disposición del SPF que dispuso el traslado de Milani a Campo de Mayo.

Pero lo hizo manteniendo su postura: “Esta instancia nuevamente ratifica al Tribunal que el alojamiento adecuado para el interno Milani es el Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz”. Ratificó que en la cárcel de Campo de Mayo, Milani corre riesgos y que “seria materialmente imposible evitar situaciones conflictivas que puedan suscitarse con el resto de la población carcelaria en resguardo de la integridad física del interno Milani”.

Desde el domingo está en Campo de Mayo. Tiene un sistema de alojamiento especial: no está en contacto con otros presos por delitos de lesa humanidad y tiene horarios especiales de esparcimiento. Su defensa analiza denunciar al SPF por incumplir y demorar las órdenes judiciales. 

La situación de detención generará nuevas controversias. Se espera que en los primeros meses del año comience el juicio por los delitos en La Rioja y Milani ya anunció que quiere estar presente en las audiencias. Eso significa que se requerirá un lugar de alojamiento en La Rioja, donde el SPF no tiene unidades y la más cerca está en Catamarca pero la defensa del acusado se niega porque por la distancia es difícil de garantizar el traslado y las condiciones en las que llegaría a cada audiencia.