Un guiño de la Justicia a la reelección del gobernador de Río Negro

1CC09AE1-A147-4332-9627-E3A8419A9CC2

Este miércoles el Superior Tribunal de Justicia de Río Negro resolvería acerca de si el gobernador Alberto Weretilneck podrá presentarse a las elecciones del próximo 7 de abril, pero mientras tanto el mandatario tuvo un guiño favorable de parte del Procurador General de la provincia, Jorge Crespo, quien avaló su candidatura.

El pasado 26 de febrero el Tribunal Electoral provincial falló en contra del gobernador Weretilneck argumentando que la fórmula de gobernador y vice gobernador componen un “bloque” indivisible. Cuatro días antes el fiscal electoral, Hernán Trejo, había asegurado que el mandatario estaba habilitado y que las impugnaciones del FpV y Cambiemos tenían un carácter “proscriptivo”, según Clarín.

Esta semana se dio a conocer el dictamen no vinculante del Procurador Crespo en el que se afirma que Weretilneck se encuentra transitando su primer mandato y no el segundo por lo cual puede participar de las próximas elecciones.

Si finalmente el Superior Tribunal de Justicia, integrado por Enrique Mansilla, Adriana Zaratiegui, Sergio Barotto y Liliana Piccinini más Marcelo Valverde en reemplazo de Roberto Apcarián, que se excusó por haber sido apoderado del Frente Grande y abogado del gobernador, resuelve a favor de Weretilneck, el FpV y Cambiemos ya adelantaron que seguirán el trámite en la Suprema Corte de Justicia.

Si el fallo le resulta adverso al mandatario, será él quien recurra a la instancia final.

En cualquier caso, el tiempo corre en contra de los protagonistas puesto que las elecciones son en un mes.

“El binomio Gobernador y Vicegobernador constituye una fórmula, a modo de bloque o de unidad, en tanto uno acompaña al otro”, indicaron la semana pasada los jueces del Tribunal Electoral rionegrino. Se debe “atender que la delineación de la (Constitución provincial) principia por titular Gobernador y Vicegobernador como la conformación de ese Poder, sin perjuicio de indicar seguidamente que el primero es quien lo ejerce, siendo su reemplazante legal el vicegobernador, elegidos al mismo tiempo y por igual periodo”, fundamentaron los jueces aludiendo a que Weretilneck cumplió dos periodos sucesivos en el poder.

Pero el procurador Crespo contradijo de plano a los magistrados. Crespo aseguró que la “fórmula vice-gobernador” no es un bloque, tiene atribuciones distintas (el vice gobernador posee voz en la Legislatura en caso de empate), y que, en los hechos, Weretilneck fue elegido en 2011 como vice gobernador y no como gobernador. Es decir, en 2012, debido al asesinato del ex gobernador Carlos Soria, reemplazó al peronista ante la acefalía de poder.

Crespo subraya que Weretilneck no entra en colisión con el artículo 175 de la Constitución provincial que dice: “El gobernador y el vicegobernador pueden ser reelectos o sucederse recíprocamente por un nuevo período y por una sola vez. Si han sido reelectos o se han sucedido recíprocamente, no pueden ser elegidos para ninguno de ambos cargos sino con un período de intervalo”.

“…nunca pudo existir la posibilidad de que el vicegobernador de aquel momento – Alberto Weretilneck integre una postulación como candidato a gobernador con el Dr. Carlos Soria como vicegobernador. Es decir, no se sucedieron recíprocamente en sus cargos electivos ni lo podían material o físicamente hacer”, argumenta el procurador en referencia lógica a la muerte del mandatario. “(Weretilneck) No fue electo en esa instancia (2011) como Gobernador de la Provincia de Río Negro”, sigue.

Y concluye: “bajo esta interpretación y en comunión con la redacción constitucional (conjugada con los hechos) resultaría ser esta su segunda postulación en el cargo de gobernador de la provincia, en caso de resultar triunfador; circunstancia que lo habilita constitucionalmente y a mi modo de ver, para participar en el proceso electoral en curso”.