Yoma intervino en la peor aventura de hinchas de Unión de Santa Fé

Publicado por

El embajador argentino en Perú, el riojano Jorge Yoma, debió intervenir en una pesadilla que vivieron un grupo de simpatizantes de Unión de Santa Fé.

Todo comenzó cuando el 17 de abril, Unión jugó el partido de vuelta contra Independiente del Valle por la Copa Sudamericana en Quito que terminó eliminado tras perder por penales. 

Un hincha del equipo de Santa Fé, que fue hasta Ecuador para alentar a su equipo, tuvo un accidente de regreso junto a su familia.

José María Belletti que venía con sus dos hijos y su ahijado en una camioneta Toyota Land Cruiser Prado modelo 2003, chocó contra un camión en una ruta de Perú. Por suerte para el grupo, las heridas de quienes iban en el vehículo fueron leves. 

La cuestión se complicó porque denunció presiones por parte de un coronel y un comisario. 

Yoma contó: “Gracias a Dios no fue una tragedia, están bien de salud, más allá del mal rato que tuvieron. Normalmente, es un tema que lo tiene que resolver naturalmente el cónsul. Es bueno que el ciudadano sepa eso, los argentinos viajamos muchos. El consulado argentino en cualquier país está para asistir al argentino que tiene problemas. La única función que tiene el consulado es esa”.

Más adelante, agregó: “Me llamó Miguel Del Sel, que es un amigo de
muchísimos años, me comentó que no era sólo el accidente, sino que había
problemas un poquito más serios en su relación con las autoridades y una
serie de situaciones enojosas. Me puse al tanto del tema. Lo llamé a 
José, estaba muy angustiado. Lo calmé y me puse a hacer la tarea que tiene que hacer un embajador para ayudar a los compatriotas. Gracias a Dios salió todo bien. Más allá de problemas puntuales que pudo tener con alguna
autoridad, se portaron muy bien los peruanos en general”.

El embajador también expresó: “Hablé con la fiscal de la zona, iba a 
poner la audiencia para el miércoles. Le pedí, la adelantó para el domingo de Pascuas a las 9. Pobre, tuvo que trabajar para hacer los peritajes, las
audiencias. Los principales comandantes militares se portaron muy bien, 
se pusieron a disposición de Hugo. La verdad que los amigos peruanos son 
muy cordiales con los argentinos. Ante cualquier problema nos ayudan. La
familia se va a reencontrar mañana o pasado en Santa Fe”.

Por último, reflexionó: “Para mí ha sido un placer poder ayudarlos. Uno
siente empatía por la situación de un compatriota que está afuera y 
tiene problemas. Otro, porque amo Santa Fe. Pasé ahí los momentos más intensos  de mi vida política, en la Convención Constituyente del 94, después como interventor del justicialismo durante el 93 en el gobierno de Reutemann. Siempre vuelvo a Santa Fe, es una ciudad que amo y donde tengo amigos entrañables. Doble satisfacción”.