Mercado Luna, el radical con más poder en el peronismo

Publicado por

Se fue Gastón Mercado Luna del gobierno de Sergio Casas para asumir como juez del Tribunal Superior de Justicia. El ex secretario General de la Gobernación contó con tanto poder que el mismísimo gobernador peronista.

Alejado del radicalismo de Julio Martínez e Inés Brizuela y Doria, Mercado Luna ocupó cargos estratégicos en las administraciones justicialistas de Luis Beder Herrera y Casas respectivamente.

El peronismo casista nunca aceptó en privado que un radical tenga las riendas de casi todo un gobierno, pero nunca en público se transmitió esa bronca, salvo Beder Herrera que buscó con sus palabras romper el matrimonio de un radical con el casismo.

Casas lo va a extrañar a Mercado Luna en los últimos meses de su gobierno, ya que fue quien ocupó su lugar ante sus ausencias. Hasta que llegaba a Casa de Gobierno, el secretario trataba de solucionar todos los problemas para que no llegaran al despacho del mandatario provincial.

Al ex diputado provincial y nacional radical, impulsor del partido Renovación y Cambio, el PJ le endilga la enmienda constitucional que luego se transformó en una consulta popular hasta que llegó a la Corte y destruyó el sueño reeleccionista de Casas.

Mercado Luna le entregó la lapicera a Griselda Herrera, una chileciteña que ocupó varios cargos con Ángel Maza, Beder Herrera y ahora con Casas. Supo adecuarse a cada escalón de la historia peronista y hoy tendrá la misión de apaciguar los ánimos del peronismo para que trabajen por la arauqueña Florencia López, que será una cuestión de Estado.

El ex secretario comulga con el juez Luis Brizuela y en menor medida con el magistrado Claudio Ana, que al igual que Herrera se amoldó a cada tiempo del gobierno y hasta opina de política, como lo hizo el día de la salida de Mercado Luna.

El peronismo debe estar feliz con la partida del radical, pero ahora deberá lidiar con el estilo antagónico de la chileciteña. Son el agua y el aceite a la hora de moverse en política.

Si nada cambia, Mercado Luna debe jurar como juez del TSJ y con él estarán la mayoría de los secretos de las administraciones bederistas y casistas.