La deuda externa llegó a US$ 275.828 millones en el primer trimestre

A fines de marzo último, el 62% de la deuda correspondía al Gobierno, el 26% a entidades no financieras y hogares, el 9% al Banco Central, el 2% a sociedades captoras de depósitos y el 2% restante a otras sociedades financieras.

El stock de deuda externa total llegaba a 275.828 millones de dólares en el primer trimestre del año, lo cual significó una aumento del 9% con relación al período octubre-diciembre de 2018, informó hoy el INDEC.

Las obligaciones del país con el exterior crecieron en casi 23.000 millones.

A fines de marzo último, el 62% de la deuda correspondía al Gobierno, el 26% a entidades no financieras y hogares, el 9% al Banco Central, el 2% a sociedades captoras de depósitos y el 2% restante a otras sociedades financieras.

Con respeto al primer trimestre, la deuda total aumentó 22.932 millones de dólares, comparado con igual período del año anterior cuando era de 252.896 millones de dólares, lo que representó un crecimiento del 9%, y disminuyó 2.104 millones respecto del último trimestre del año anterior.

El pasivo que se contabiliza a valor de mercado mostró un aumento de 4.578 millones de dólares en el último año, respecto de los 247.336 millones de igual período del año anterior y sumó 1.034 millones respecto de diciembre último.

La cuenta corriente registró un déficit de U$S 3.849 millones  por salidas de rentas de la inversión parcialmente compensadas por el saldo positivo en la balanza de bienes y servicios e ingresos secundarios.

La cuenta financiera registró en el primer trimestre un ingreso neto de capitales de U$S 4.935 millones, por la adquisición neta de activos financieros por U$S 440 millones, y la emisión neta de pasivos, U$S de 5.375 millones.

La posición de inversión internacional mantuvo una posición neta acreedora por U$S 63.528 millones a valor de mercado, US$ 1.774 millones menor que en el cuarto trimestre de 2018.

La disminución se debió al incremento de los activos financieros por U$S 1.991 millones.

Principalmente por el aumento en la inversión de cartera por U$S 1.702 millones y el incremento de los pasivos por U$S 3.765 millones, explicado básicamente por el aumento de U$S 2.891 millones en la inversión directa.