Politica

Tras hablar con gobernadores, Fernández se reunió con el bloque PJ del Senado, que también cerró filas con el Frente de Todos

Tras el cónclave con gobernadores peronistas, el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, se reunió hoy en el Congreso con doce senadores del bloque Justicialista, quienes también cerraron filas detrás de la fórmula que el ex jefe de Gabinete comparte con Cristina Kirchner.

Participaron de la reunión el nuevo jefe del bloque, Carlos Caserio (Córdoba), Inés Imelda Blas (Catamarca), Julio César Catalán Magni (Tierra del Fuego), María Teresa Margarita González (Formosa), Sigrid Elisabeth Kunath (Entre Ríos), Cristina Del Carmen López Valverde (San Juan), José Mayans (Formosa), José Ojeda (Tierra del Fuego), Guillermo Snopek (Jujuy), José Rubén Uñac (San Juan), Norma Durango (La Pampa), Daniel Lovera (La Pampa), Alfredo Luenzo (Chubut) y Juan Mario Pais (Chubut).

“Recibí con mucha alegría el apoyo y el afecto de estos senadores”, destacó el candidato presidencial en diálogo con la prensa, una vez terminado el encuentro a puertas cerradas en el despacho que hasta hace días era ocupado por Miguel Pichetto, y que ahora tiene posesión Caserio, su reemplazante tras la decisión del rionegrino de sumarse a las filas oficialistas.

Más allá de la foto de ocasión, Fernández y el grupo de senadores que representen la postura mayoritaria de la bancada justicialista, intercambiaron conceptos durante una hora y media sobre la situación de la economía argentina y la necesidad de correcciones urgentes en un nuevo gobierno peronista a partir del 10 de diciembre.

Pero a su vez, la cita sirvió para que el candidato presidencial le diera su bendición a Caserio, quien tras asumir en reemplazo de Miguel Pichetto como titular de la bancada Justicialista, tomó distancia del gobernador de su provincia, Juan Schiaretti, que definió competir en las elecciones nacionales con boleta corta.

“Valoro que un amigo de toda la vida haya quedado al frente de este bloque. Agradezco el compromiso público que tomó con todos nosotros”, expresó Fernández.

Pese a pertenecer al mismo espacio provincial (Hacemos por Córdoba) que lidera Schiaretti, Caserio se convirtió en el principal operador de Fernández en la provincia de Córdoba para intentar traccionar los votos del peronismo cordobés hacia la fórmula presidencial del Frente de Todos.

A la par del mandatario provincial, que prefirió no inmiscuirse en la compulsa nacional para no poner en riesgo la hegemonía del “cordobesismo” en ese distrito, el Partido Justicialista de Córdoba dio libertad de acción para las elecciones.

Sin embargo, en declaraciones a la prensa luego de la reunión con Fernández, Caserio marcó un contrapunto con Schiaretti al sostener que “el grueso del peronismo cordobés, por no decir todo, quiere tener un presidente peronista”.

Aclaró, sin embargo, que la bancada justicialista mantendrá su autonomía respecto al bloque Frente para la Victoria que tiene como principal referente a Cristina Kirchner, y no se integrará en un interbloque, aunque habrá una mayor coordinación entre ambas fuerzas.

“Aunque somos bloques diferentes y todos mantienen su identidad, cosa que yo quiero que se preserve porque no vengo a uniformizar a nadie, estoy muy contento de que podamos abrir este diálogo con miras al futuro”, ponderó Fernández.

En el despacho de Caserio no hubo convocatoria perfecta: faltaron los senadores que no están alineados al kirchnerismo.

El salteño Rodolfo Urtubey, el catamarqueño Dalmacio Mera, el chaqueño Eduardo Aguilar apoyan la fórmula de Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, mientras que el riojano Carlos Menem y el correntino Carlos “Camau” Espínola estarían más cerca de la oferta de Juntos por el Cambio que encabezan Mauricio Macri y Pichetto.

También se ausentaron el santafesino Omar Perotti y el entrerriano Pedro Guastavino, pero en estos dos casos se debió a cuestiones de agenda, ya que no está en duda el respaldo electoral a los Fernández.