Si Martínez logra los votos de Macri en la PASO le dará un dolor de cabeza al PJ dividido

Julio Martínez mantiene un perfil bajo, mientras que el justicialismo es un hervidero. El radical es candidato a gobernador por Juntos por La Rioja, que es la ampliación de Cambiemos.

Martínez además lo ratificó luego de las elecciones PASO, en la que el presidente Mauricio Macri perdió en La Rioja, pero ganó en la ciudad de Chilecito.

En la casa radical hacen números con miras a las elecciones provinciales del 27 de octubre y se entusiasman por la división del peronismo.

En la PASO se produjo la desaparición del intendente Alberto Paredes Urquiza y del trabajo del ex gobernador Luis Beder Herrera por la boleta de Alberto Fernández como del candidato a diputado nacional, Sergio Casas.

En cambio, en las elecciones que vienen no se dará (por lo menos hasta el viernes por noche).

Casas definió que Ricardo Quintela sea quien encabece la fórmula a gobernador; mientras que Beder Herrera ratificó su candidatura y Alberto Paredes Urquiza juega a las escondidas. Eso a nivel provincial.

En la Capital, además del declarado voto dividido del peronismo por la candidatura a gobernador, no hay que olvidarse de un mismo panorama para el estamento a intendente.

Hasta el viernes por la noche está en la cancha el vicegobernador Néstor Bosetti como candidato a intendente para enfrentar a Teresita Madera.

Una simple mirada marca la división del voto peronista, por lo cual se anticipa que la PASO no será el mismo escenario con las del 27 de octubre.

En la PASO, Macri llegó a cosechar casi 62 mil votos y Alberto 99 mil votos. A hora bien, Macri no tiene división de votos, ya que no hay internas en el macrismo; en el peronismo, si. Esos 99 mil votos dejan la duda de quienes son y así la oposición sonríe para llegar a octubre.