¿Se puede hacer política sin cargos en el Estado?

El peronismo oficialista tiene el desafío de mantener el poder. Es el caso del sector liderado por el gobernador Sergio Casas en la figura del diputado provincial Ricardo Quintela.

También el desafío de regresar al poder. Es el caso de la agrupación política que encabeza el ex gobernador Luis Beder Herrera.

Si se compara a uno con otro existe un gran detalle: la caja del Estado.

La juventud del justicialismo, que tendría que haber sido la renovación en estas elecciones pero no intentó en serlo, encontró en el Estado una salida laboral y desde allí se valió para hacer un estilo de política.

Por ello, surge la pregunta: ¿Se puede hacer política sin cargos en el Estado?.

Existen jóvenes que lo hacen en silencio (sin prensa) y mucho de ellos son profesionales que se sienten identificados con el justicialismo, pero no están contenidos en las estructuras de poder o trabajan para proyectos alejados del actual gobierno provincial o municipal.

Muchos jóvenes del oficialismo se han “burocratizados” y dejaron de hacer escuela de política en los barrios, en las calles, en las instituciones, entre otros lugares, ya que se valieron de un cargo vitalicio para tomarlo como una fuente laboral.

Nadie habla de este aspecto que es la crisis de la juventud en los partidos tradicionales rodeados por dirigentes que han cumplido años en el poder, ya sea en el oficialismo como en la oposición.

Se han conformado con un cargo (dirección o coordinación) y se alejaron de la realidad. Hoy se han mezclado de “viejos” militantes que se fueron cambiando de espacio de acuerdo al momento político y así perdieron la gran oportunidad de ser la verdadera renovación de la política riojana.