Destacan que dos mujeres podrían ser electas el 27 de octubre para gobernar la capital provincial

Por primera vez en la historia de La Rioja, dos mujeres podrían ser electas el 27 de octubre para gobernar la capital provincial, según lo refleja este sábado Página/12.

La fórmula del Frente de Todos, que a nivel presidencial se impuso en las PASO con un 52 por ciento de los votos, la integran como candidata a intendenta la licenciada en trabajo social Teresita Madera, actual diputada provincial, secundada por la locutora Gabriela Amoroso, que es legisladora provincial.

La boleta que encabezan Alberto Fernández y Cristina Kirchner la completan Ricardo Quintela como candidato a gobernador y el actual mandatario Sergio Casas a la cabeza de la lista para diputados nacionales.

En diálogo con PáginaI12, Madera explica que la prioridad en caso de ser electas pasa por revertir la devastación que deja la política económica de Cambiemos y restaurar los servicios básicos que debe brindar el municipio, y asegura que todas las políticas públicas tendrán incorporada la perspectiva de género.

–¿Cómo fue el proceso interno en el PJ riojano que terminó en la elección de una fórmula con dos mujeres?

–Dentro de nuestra estructura partidaria fue un proceso bastante tranquilo. Si bien se conversó mucho, todos entendimos que vivimos un momento histórico de fortaleza de las mujeres y que es necesario generar mayor participación. La decisión se debe en parte a la lucha del movimiento feminista pero también al reconocimiento de una larga trayectoria personal, ya que he sido diputada nacional y provincial, trabajando siempre con mucha pasión y cariño. La elección de una fórmula con dos mujeres fue porque de alguna manera queremos no sólo diferenciarnos sino también poder ofrecer una gestión con una mirada más a full de la mujer. Nuestra sociedad, pese a que es muy conservadora, aceptó y le gustó mucho la propuesta. Ahora el desafío es incorporar a full la perspectiva de género.

–Y en caso de ganar ¿qué objetivos puntuales se plantean en esa materia?

–Primero que nada tenemos que restaurar la capacidad del municipio de poder brindar servicios como corresponde. En cada lugar que visitamos encontramos que faltan servicios que deben garantizarse: recolección de basura, alumbrado, arreglo de calles. Es prioritario recuperar la confianza de los vecinos, y al mismo tiempo recomponer el tejido con los compañeros municipales, la relación entre la planta de personal y las autoridades, que está prácticamente rota. Poner en valor a los trabajadores.

–¿Y en cuestiones específicas de género?

–En línea con Alberto (Fernández), que ya ha hecho mención a la creación de un Ministerio de la Mujer, nosotras pensamos rejerarquizar el área de género y diversidad, que hoy es una subsecretaría. Vamos a convertirla en secretaría, la máxima instancia municipal, pero además entendemos que todas las políticas públicas de obras, educación, salud tienen que tener incorporada la perspectiva de género. Ese va a ser el común denominador en nuestra gestión. El próximo va a ser un año muy duro porque Macri deja un país fundido y con una crisis tremenda, y tendremos que ser especialmente receptivos con la clase trabajadora, no se puede pensar una conducción del municipio que no lo tenga en cuenta. Tenemos que ser el eslabón de contacto directo con los vecinos, que ayude a transitar la crisis de modo de poder garantizar la reconstrucción del país con una visión muy inclusiva, donde la gente sea protagonista.

–¿Cómo es la situación social en La Rioja? ¿Cómo impactaron las políticas nacionales?

–Las políticas económicas de Macri causaron un daño tremendo a nuestra comunidad. Lo que más se resintió fue nuestro parque industrial. La apertura indiscriminada de importaciones, sin una mirada profunda de lo que sucedía en el norte del país, produjo la pérdida de más de 3000 puestos de trabajo, con fábricas como Puma que directamente cerraron sus puertas. Eso fue devastador, pese a que tenemos un gobernador peronista que trató de mantener a rajatabla el empleo y que inclusive ha sufrido presiones para reducir la planta administrativa. Sergio (Casas) pudo mantenerse firme, trató de cumplir con los aumentos, pero estuvimos bastante paralizados porque no podíamos hacer obras cuando hasta hace cuatro años había una construcción de viviendas importante, con un movimiento en la construcción que generaba empleo. El sufrimiento, el impacto sobre todo en la clase media, es tremendo, con la economía detenida y comercios tratando de sobrevivir a la baja del consumo. Esta mañana visité varios comercios y la gente compra puchitos de carne, aceite suelta, cosas que antes no se veían.

–En las PASO el Frente de Todos consiguió un 52 por ciento. ¿Aspiran a mejorar ese número en las generales?

–Sí, trabajamos fuerte con Ricardo (Quintela) y con Sergio (Casas) para ampliar ese número y creo que la gente va a acompañar. Personalmente veo en cada vecino una necesidad de recobrar la esperanza, que me hace pensar que la diferencia será aún mayor. Hay una realidad muy dura que nos interpela y estamos militando con mucho cariño y responsabilidad porque sabemos que al país lo vamos a poner de pie entre todos.

–La Rioja fue la provincia de la primera derrota de Cambiemos en 2019, en el plebiscito sobre la reelección del gobernador que luego la Corte declaró inconstitucional. ¿Qué balance hicieron de esa votación, donde se impuso el “sí” pero con baja participación?

–Si bien fue baja fue también un hecho inédito. La comunidad de La Rioja venía empujando para una transformación que sin duda no pasaba por Cambiemos. Votar una reforma constitucional es difícil pero la gente acompañó y de hecho se ganó, aunque luego lo vetó la justicia. Pero si es por el mandato popular, la gente acompañó. Para nosotros fue una muestra de lo que estaba pasando y de que la gente estaba pidiendo que el peronismo volviera a hacerse cargo de esa construcción también a nivel nacional. Y de alguna forma fue motivador para que a nivel nacional nos diéramos cuenta que necesitábamos un mayor esfuerzo para lograr la unidad, para que entendiéramos que, aún con compañeros con los que pudiéramos tener diferencias, había una realidad que golpeaba a la gente y nos obligaba a lograr esa unidad, no sólo para ganar una elección sino sobre todo para gobernar en el contexto de crisis que deja el macrismo.

–El peronismo logró la unidad a nivel nacional pero no en La Rioja, donde además de Quintela se presenta (Luis) Beder Herrera.

–No se logró la unidad en su totalidad como hubiéramos pretendido. Se hicieron muchos esfuerzos pero en definitiva, en la política como en la vida, uno termina tomando decisiones personales. Pero gran parte del peronismo, de los intendentes, diputados y dirigentes con un valor importante están con el Frente de Todos. Así lo entendemos. Después, en el caso de Beder y otros compañeros que tomaron otra decisión, lo hicieron por decisiones personales y particulares.

A %d blogueros les gusta esto: