La taba está en el aire; el peronismo arriesga su continuidad

La taba, juego no autóctono que fue introducido por los españoles en toda América; infaltable como fin de una fiesta, es un astrálago, hueso del talón de vaca o carnero.

Este entretenimiento consiste en tirarlo al aire y en el cual se gana si al caer queda hacia arriba el lado llamado “suerte” y se pierde si es el lado llamado “culo”.

El domingo se sabrá si hay suerte o no, especialmente para el justicialismo que es quien más arriesga, ya que la división abre muchos interrogantes de lo que puede pasar en el cuarto oscuro.

El gobernador Sergio Casas no logró la unidad del oficialismo y así salieron dos contrincantes para la gobernación: Ricardo Quintela y Luis Beder Herrera para enfrentar al radical Julio Martínez.

Casas irá por una banca como diputado nacional para el 10 de diciembre, con el fin de entregar la banda a uno de los tres candidatos a gobernador.

El casismo se imagina que será hacia Quintela, mientras que la interna oficialista aflora en cada barrio y pueblo de la provincia.

El peronismo gobierna desde 1983 a La Rioja a través de Carlos Menem, Bernabé Arnaudo, Ángel Maza, Luis Beder Herrera y Casas con cuestiones institucionales intermedias.

El actual mandatario provincial llegó a la Casa de Gobierno con el 45% de los votos mediante el trabajo unido del peronismo, pero la oposición se llevó dos elecciones legislativas claves como fueron en el 2015 y 2017.

Estuvo allí el arrastre de Mauricio Macri y el cansancio social por tantos años en el poder del mismo partido.

Beder Herrera, Quintela y Martínez son viejos conocidos de la política riojana que no puedo con la renovación dirigencial para afrontar el proceso electoral.

El primero fue diputado provincial por Famatina para luego llegar a la vicegobernación y gobernación respectivamente; el segundo fue legislador nacional y es actualmente provincial, tras administrar la Municipalidad de la Capital; y el tercero fue legislador provincial y ocupó todos cargos electivos disponibles en el Congreso de la Nación.

Cada uno de los riojanos saben quienes son cada uno de los aspirantes al sillón de la Casa de las Tejas.

La administración casista dio a conocer una encuesta donde obviamente Quintela es el mejor posicionado superando al radical y al ex gobernador. Sin embargo, los opositores al modelo provincial sostienen todo lo contrario. Algo clásico en tiempos electorales.

En la Cámara Nacional Electoral todavía está en el expediente contra la boleta larga, tras una presentación del apoderado bederista Alberto Bruno. Allí solicitó que se provincialicen las listas en el cuarto oscuro.

Para el gobierno provincial, los Fernández le traicionarán votos a Quintela, como así también a la candidata a intendenta de la Capital, la actual diputada provincial Teresita Madera.

El impulso de la causa por el bederismo contra la boleta larga también tiene el acompañamiento de los demás partidos, ya que consideran que habrá igualdad de condiciones el próximo domingo.

El radicalismo -que representa al macrismo- pudo provincializar su discurso en la campaña para que la mala gestión del presidente no los opacara.

Había arrancado la campaña local con el discurso de Alberto contra Macri, pero luego se desvaneció.

La disputa en la Capital también tuvo el mismo síntoma donde además de Madera están en carrera el actual jefe comunal Alberto Paredes, el vicegobernador Néstor Bosetti y la opositora, la senadora Inés Brizuela y Doria.