A media semana: Los Q defienden a Claudia Ortiz y Teresita Madera, la nueva Olima de la Legislatura

El quintelismo puro se reunió en la noche del miércoles para defender a la ex secretaria de Hacienda municipal, Claudia Ortiz, tras una campaña en su contra.

Como principal referente del Movimiento Provincial de Integración Popular (Mopip), Ortiz fue acusada en las redes sociales de trabajar para el sector liderado por el ex gobernador Luis Beder Herrera, mientras que ha sido una de las escuderas del proyecto político del diputado provincial Ricardo Quintela.

Una de las últimas actividades de campaña de Quintela fue acompañar a Ortiz en la entrega de viviendas realizadas a través de una organización social ligada a la ex titular del Palacio Municipal capitalino en la administración quintelista.

A la espera del 10 de diciembre, fecha que debe jurar Quintela como gobernador de La Rioja, el quintelismo puro -ese mismo que no fue contenido por ninguna estructura del actual mandatario provincial Sergio Casas- planteó la necesidad política de salir en defensa de Ortiz para frenar cualquier avance de sectores que estuvieron afuera del proyecto político.

Fue la primera decisión del quintelismo puro, que lo conforman una decena de dirigentes que no han ocupado cargos en los últimos cuatro años.

Mientras tanto, Quintela comenzó a analizar el resultado electoral de cada uno de los departamentos y el juego que han realizado intendentes y diputados. A pesar que el gobernador electo ganó en el interior hay datos que no pueden pasar desapercibidos.

El miércoles recibió un adelanto de un gráfico provincial y este jueves el diputado provincial accederá al detalle departamental. Los números demuestran que hubo doble juego en algunas mesas electorales.

A su vez, el gobierno de Casas se comprometió a la entrega de la información de los nombres de funcionarios que integran todo el cuadro gubernamental. Se trata del primer paso para delinear cómo se armará el nuevo gabinete quintelista.

Como siempre sucede hay muchos funcionarios que pretenden continuar, aunque vienen desde la gobernación de Ángel Maza pasando por el gobierno de Beder Herrera.

Quintela piensa en nombres que tengan otra impronta en los primeros 100 días de gobierno, que no serán fáciles en la presidencia de Alberto Fernández.

En el plano legislativo, se esperan los resultados definitivos. En caso que la senadora radical Inés Brizuela y Doria quede ratificada como intendenta capitalina electa, el gobernador electo respetará el acuerdo político con la diputada Teresita Madera.

La ex candidata a intendenta por el oficialismo sería la nueva Adriana Olima en la Legislatura. Madera sería impulsada como vicepresidenta primera de la Cámara de Diputados, que será presidida por la intendenta de Arauco, Florencia López.

Juan Manuel Ártico, actual secretario legislativo, daría un paso al costado por su pasado bederista. Allí el bloque definiría su reemplazo. Algunos diputados pretenden que sea Olima quien ocupe ese cargo.

Quintela además definió no pronunciarse sobre las decisiones que tome Casas hasta el 10 de diciembre. Pero debería tomar algunas para dejar un camino limpio a la nueva administración.

El quintelismo puro no dice nada sobre el gasto por la organización de la Copa Argentina que está en manos de Ariel Puy Soria. Y un posible viaje de Casas a China. Sin embargo, el perfil del nuevo gobierno será priorizar la cuestión social.